Científicos captan trueno por primera vez
UF/FIT/SRI

Desde hace años, el proceso que genera un rayo está bastante bien entendido por los científicos. Lo que todavía no está totalmente claro, es qué partes del rayo son responsables de un trueno.

Un estudio reciente predice que la caída de rayos podría aumentar hasta en un 50 por ciento en los Estados Unidos a finales del siglo, debido a que las tormentas se hacen más intensas por el calentamiento global.

Lo que sí se sabe, es que es el trueno: Es el sonido creado por la onda de choque que se genera rápidamente por el calor intenso del rayo. El aire cercano al rayo se expande rápidamente, y la intensidad del sonido cambia en función de la distancia en que te encuentres. A muy corta distancia, la energía acústica del trueno en sí es lo suficientemente fuerte como para causar lesiones o daños materiales.

El verano pasado, para estudiar la energía acústica que el trueno crea, los investigadores ataron un cable de cobre recubierto con Kevlar a un cohete y lo lanzaron en medio de una tormenta en una base militar cerca de Gainesville, Florida, con la esperanza de aprovechar la fuente de electricidad de la nube.

“Al principio pensé que el experimento no funcionó”, dijo Maher Dayeh, autor principal del estudio.

“Las imágenes construidas inicialmente se veían como un pedazo colorido de arte moderno que se puede colgar sobre la chimenea. Pero no se podía ver el registro del sonido detallado de un rayo en los datos acústicos”.

Para la imagen del trueno, Dayeh ubicó estratégicamente 15 micrófonos muy sensibles a unos 91.4 m de distancia de la plataforma de lanzamiento del cohete. Así pudo triangular la fuente del sonido más intenso y sus frecuencias asociadas. Resulta que la parte más fuerte de un trueno en realidad se origina muy cerca de la superficie de la Tierra, no en la nube.

Estos resultados fueron presentados el miércoles en una reunión conjunta de las sociedades geofísicas estadounidenses y canadienses en Montreal.


Con información de Slate