Cártel de Sinaloa tiene nexos con grupos extremistas en África: DEA
Foto de El Universal GDA

Parece que el cártel de Sinaloa, a pesar de la detención de Joaquín “El Chapo” Guzmán, continúa teniendo amplias relaciones con varios grupos criminales y terroristas alrededor del mundo; pues es bien sabido de su presencia en Estados Unidos por sus integrantes juzgados en ese país, sus nexos en Centro y Sudamérica, Europa y hasta Australia.

Le comento esto porque la Administración para el Control de Drogas (DEA) publicó un informe sobre la relación que tiene el cártel de Sinaloa con grupos extremistas de África Occidental como Al-Qaeda y Hezbolá, fomentando el “narcoterrorismo”.

Foto de Internet
Foto de Internet

De acuerdo a las autoridades estadounidenses, el narcoterrorismo es la fusión entre las actividades terroristas de un grupo extremista con los negocios de tráfico de drogas que financian a los yihadistas, esta parte claramente proveída por el cártel mexicano en África con lazos en Europa.

Los grupos extremistas buscan otras maneras de financiar sus acciones de terror y lo hacen a través de la venta de cocaína que les dan los cárteles mexicanos y colombianos, lo establece el Centro de Operaciones contra el Narcoterrorismo (CNOC) de la División de Operaciones Especiales de la DEA.

“Las franquicias del terrorismo dedicadas al narcotráfico llevan a cabo actividades criminales alternativas para obtener más recursos”, reitera el informe de la DEA. Las actividades ilícitas que realizan son secuestros, extorsiones, lavado de dinero y tráfico ilegal de armas o droga.

La caída del precio de la cocaína en Estados Unidos ha forzado a los cárteles mexicanos y colombianos a buscar más mercado en Europa, África y Medio Oriente, pero para pasar por esa zona, la alianza con grupos extremistas como Al-Qaeda y Hezbolá es esencial. El primero controla África Occidental mientras el segundo tiene nexos en Europa y Medio Oriente.

¿Cómo logró el cártel de Sinaloa llegar tan lejos?

Que el cártel de “El Chapo” haya llegado hasta África Occidental no quiere decir que los mexicanos negociaron con los extremistas, sino que esto se logró a través de otro aliado narcoterrorista aquí en América: las FARC.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) sirven como negociadores aliados del cártel de Sinaloa con los grupos extremistas, buscando facilitadores sombra, generalmente dedicados al tráfico de armas, que hacen más fácil la expansión del narcotráfico en esa parte del mundo.

Los facilitadores sombra “saben cómo explotar y resquebrajar los sistemas judiciales y económicos de la comunidad internacional para sacar ventaja y ganancia del nexo entre el crimen y el terrorismo”, afirma la DEA.

Gracias a las cualidades de estos agentes extranjeros, era clarísimo que los cárteles mexicanos y colombianos tuvieran nexos con ellos para contribuir a las enormes ganancias anuales que da el tráfico de drogas, 320 millones de dólares según la Organización de Naciones Unidas.

Detener a los narcotraficantes no es útil, el punto es aprehender a los facilitadores sombra quienes trabajan con cárteles de todo el mundo, no solo americanos. Entre estos principales objetivos se encuentran sirios, rusos, suecos, griegos y hasta estadounidenses.

Facilitador sombra ruso Víktor Anatolyevich Bout. Foto de Internet
Facilitador sombra ruso Víktor Anatolyevich Bout. Foto de Internet

Por parte del cártel de Sinaloa se tiene identificado por la DEA que sus facilitadores sombra son líderes de las FARC y exintegrantes del cártel de Medellín para sus operaciones en el otro lado del mundo.

“Aprovecharon la relación que tenían narcotraficantes colombianos desde la década de los ochenta con gente del narcotráfico mexicano, como Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, uno de los principales enlaces de los colombianos para el trasiego de cocaína hacia Estados Unidos, para fortalecer el tráfico de drogas a Europa y el oeste de África”, afirmó la CNOC.

Con información de Proceso