Napo, ¿legislador binacional?
Una sentencia demencial