Una propuesta indecorosa… y boba

carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Donald Trump es indefendible, pero es cruel e idiota desquitarse con el yerno por su "portación de suegro prohibido"

Como si el país no estuviera capoteando un sobresalto tras otro, los 24 senadores de Acción Nacional salen con la babosada de pedirle al presidente despojar a Jared Kushner del Águila Azteca que le otorgó Enrique Peña Nieto, arguyendo el empeño de su suegro en el muro fronterizo y su “abuso de poder, la mentira y el engaño” con su campaña “en contra de los migrantes y México”. Y peor aún: le sugieren “detener de inmediato la cooperación y el intercambio de información en temas de seguridad con Estados Unidos…”.

Ilusos; ya parece que Andrés Manuel López Obrador se animará a ofender a Trump agraviando al esposo de su hija Ivanka.

Como si de proponer tonterías se tratara, pues que agreguen la exigencia de que se devuelvan los territorios agandallados en el siglo 19.

Donald Trump es indefendible, pero es cruel e idiota desquitarse con el yerno por su “portación de suegro prohibido”, desdeñando su decisiva intervención (el propio López Obrador así lo ha reconocido) para que el equipo estadunidense se sentara a negociar el acuerdo que sustituirá al TLC, lo cual nada tiene que ver con el discurso demencial del padre de su esposa.

Injusta y vana petición, ignorando por lo visto que sobre el presidente gringo y sus insultos a México AMLO ha dicho y recontra dicho que a él lo ha respetado y quiere mantenerle similar consideración.

La estulta ingenuidad de la bancada panista contrasta con la ausencia de un enérgico llamado contra la charratización del Programa de Estancias Infantiles impulsado por su excorreligionario Felipe Calderón desde su campaña por la Presidencia. Solo por el divorcio con el ex presidente y el rencor a Ernesto Cordero (quien diseñó el exitoso sistema de atención alterno a las guarderías del ISSSTE y el IMSS, incluidas las subrogadas), que han criticado la descomposición del partido, se explica la felonía.

Por cierto, muy lógica la renuncia de la responsable de Políticas Sociales en la Secretaría de Bienestar en que se inscribe el programa que agoniza, Clara Torres Armendáriz. Su retiro, motivado por su comprensible desacuerdo con el desmantelamiento de las estancias (que hasta diciembre daban servicio a 329 mil niñas y niños menores de cuatro años), será formalizado este lunes.

Sorprende que a los senadores panistas les llame más la atención el célebre yerno que el acuerdo unánime (con la fracción de Morena incluida) en que se les pidió la Secretaría de Bienestar y al DIF no disminuir los apoyos y que sigue siendo desoído. Un exhorto para que se destinen los cuatro mil millones de pesos con que se apoyaba las estancias, en vez de los tristes dos mil que hoy se insiste en dar, con la atrocidad adicional de reducir, de cuatro, a dos años la edad de los niños que merecen beneficiarse del programa.

Con 10 o más temas para tratar de reconstituirse como partido, a estos pobres panistas les aletea más el Águila Azteca. Qué bochornoso…