Una menos

laura garza

Laura GarzaEnfoque Manual

Las mujeres aparecemos en imágenes como estas, desgarradas y dolorosas, estas flores son por Polly, pero están las mujeres desaparecidas en Jalisco o Daria Yazbeck Alvarado, quien desapareció hace una semana en la Ciudad de México

Las mujeres, otra vez las mujeres, con la cabeza hacia abajo porque en la tristeza y la pérdida está el dolor y ese es el que pesa en el cuerpo entero.

Se llamaba Polly, tenía 26 años y había hecho una reunión en su casa, pero entre el ambiente y lo que siempre sucede en las fiestas, uno de los invitados se puso borracho y quizá su comportamiento no era el mejor, como lo suele ser de quienes toman sin medida, así que decidieron sacarlo de la fiesta.

Él se llamaba Diego Armando, enfurecido y embrutecido por el alcohol tomó su coche y se fue directo contra un grupo de jóvenes, que seguramente eran parte de la fiesta junto con Polly y Fernanda Cuadra a quienes embistió de manera directa.

El video es brutal, es los cuerpos arrollados y arrastrados más de 250 metros bajo el carro.

La imagen como testigo único y elemental en estos tiempos, no hay quien se salve de ser vigilado, grabado o fotografiado por conocidos, desconocidos o cámaras de seguridad.

Por suerte se comienza a vivir con una alta tecnología en las ciudades que ayudan en este tipo de casos, en donde Diego fue acusado de feminicidio.

Polly de 26 años murió tras las múltiples lesiones y afectaciones en su cuerpo, ella fue la primer embestida, la que el coche le pasa por encima y a la que arrastró hasta dejarla en medio del asfalto impotente e incapaz de volver en sí.

Sus amigos y familiares se reunieron el día de ayer para protestar y exigir justicia, Diego tardó una semana en entregarse de manera voluntaria, mientras que la fiscalía lo imputó por tentativa de feminicidio.

En la foto de Carlos Ramírez no necesitamos ser tan gráficos para imaginar el cuerpo lastimado y gravemente herido de Polly para sentir el dolor propio de una vida que se pierde de manera intencional y con dolo.

Vemos a dos mujeres, una de ellas en primer plano de jeans y chamarra de mezclilla, cabizbaja, dejando flores como una ofrenda a Polly al resto de las mujeres que se nos escapan por rabietas y actos impulsivos de hombres que las ven como enemigas y como principal objetivo para asesinar.

Al fondo una joven de abrigo rosa, también en cuclillas, rindiendo una especia de ofrenda ante las mujeres que son presentadas en esas cruces rosas.

Las mujeres, de nuevo las mujeres. Nos atacan, nos violentan, nos matan y todavía con ello tenemos que encontrar las fuerzas necesarias para salir a las calles a gritar, a exigir, a defendernos porque nuestras vidas están en peligro en cualquier momento.

Los feminicidios en nuestro país van en aumento y no hay autoridad que enfrente esta problemática con acciones directas y tajantes.

Las mujeres aparecemos en imágenes como estas, desgarradas y dolorosas, estas flores son por Polly, pero están las mujeres desaparecidas en Jalisco o Daria Yazbeck Alvarado, quien desapareció hace una semana en la Ciudad de México.

Las mujeres hemos de salir a las calles a gritar ¡Ya basta!, no podemos permitir que sigamos siendo el reflejo de un país que nos ignora y que no piensa en lo más mínimo en cuidarnos.

Foto: EFE/Carlos Ramírez
Menú de accesibilidad