Un equipo de a de veras

jose-luis-cuevas

José Luis CuevasBalón al óleo

Por: José Luis Cuevas

Por: José Luis Cuevas

TWITTER: @JLUIS_CUEVAS 
FB: EL PINTOR 
INSTAGRAM: @PINTOR_CUEVAS  

No era la mejor opción para llegar al banquillo auriazul, muchos como yo pensábamos que David Patiño debía continuar, que no había elementos para terminar con un proceso, sobre todo porque con una nómina discreta el equipo encontró los mismos o mejores resultados de las grandes nóminas de la Liga MX: Tigres, América o Monterrey, hoy Bruno Marioni ha levantado la mano cual “Goya” gritado en C.U.

Para entender lo que es Pumas se tiene que ser de ahí, nadie de fuera puede juzgar. Por ello y aunque la expresión no fue la correcta, el presidente de la Junta Directiva incentivó y arengó a los suyos de la forma menos esperada, “Jugadores de a de veras” comprará el club en 2020 para competir con las grandes nóminas, las redes sociales comenzaron a trabajar y colocaron al Presidente de los Pumas en el ojo del huracán, no faltó quien señaló que también en El Pedregal faltaba “un directivo de a de veras” y así vivimos el fin de semana hasta el silbatazo inicial del Clásico Capitalino.

El recibimiento a Nicolás Castillo fue hostil, no tanto como lo que se esperaba, y es que a final de cuentas, el Club Universidad es más que un solo jugador. Enrique Borja, Hugo Sánchez y Luis García ya habían aleccionado al club en su momento. La mezcla de sentimientos ponía al aficionado puma con la oportunidad de resurgir y no dudaron, tanto que hablaron con la directiva para asumir del costo de lo que simbolizaría la espectacular manta mostrada previa al duelo, después de todo, 20 años de pasión y fidelidad no se viven muy a menudo (pregúntenle a Nico Castillo).

Ya en el juego, la garra, la pasión y el orgullo fue desmedido por un equipo que apeló a su dignidad y a su origen, Marioni pudo poner al español Arribas, pudo seguir con “la necedad” de Patiño de poner a Malcorra como lateral volante por izquierda, el “Barullo” no claudicó y puso una defensa repleta de canteranos; aunque en el discurso y la interacción de Marioni y sus dirigidos seguramente se omitió el desafortunado comentario de su presidente, al futbolista -en silencio- no le quedó de otra más que salir al terreno de juego a demostrar su valía, la victoria de Pumas sobre América no será solo anecdótica, tampoco un acontecimiento afortunado de un técnico debutante, a final de cuentas el entorno llevó al buen juego universitario, Pumas y su origen más que nunca resurgieron.

Con el pasar de los minutos América alegaba todo, Miguel Herrera desde la banca veía cómo un equipo hambriento –cual fiera-, estaba nivelando el duelo y compensando la calidad con lo que siempre han puesto en Ciudad Universitaria, garra y orgullo, el propio cuerpo arbitral trató de entender lo vivido y no tuvo de otra más que ponerle una casaca a Marioni, desde la banca, en esos momentos, el Director Técnico de “dudosa formación” era un hombre de más para Pumas.

De Nicolás Castillo poco y nada para América en su regreso a Ciudad Universitaria, de Carlos González mucho y gol… así el nuevo goleador auriazul confirmó el gran acierto de la directiva al contratarlo, misma que horas antes del duelo no supo explicar las intenciones que tienen de regresar a Pumas a los primeros planos, Rodrigo Ares de Parga equivocó el verbo en el momento correcto, Pumas salió en el preciso momento a demostrar que es un equipo DE A DE VERAS.

HASTA LA PRÓXIMA