El gobierno de México calla ante el encarcelamiento de mil 167 cubanos por gritar “Patria y vida”. Pero ayer condenó el embargo económico, que Estados Unidos mantiene hasta que la isla le pague una deuda de 10 mil millones de dólares.

Peor, el presidente cedió la tribuna en las Fiestas Patrias de 2021 al gobernante designado de Cuba, dos meses después de que éste ordenara condenas de hasta 30 años, a cubanos que habían protestado en las calles el 11 se julio.

Sin embargo, ayer en la ONU, México demandó con vehemencia el fin al embargo, porque, según las cuentas de sus aliados cubanos, causa hambre en la población de la isla, agravada por la pandemia de covid-19 y del reciente paso del huracán Ian.

Se trata de una medida que, después de 60 años, es puramente simbólica, porque Cuba  funciona gracias a Estados Unidos, que es el país al que más alimentos compra la isla, con un monto anual de 157 millones de dólares.

Además, de Estados Unidos le llegan a Cuba seis mil millones de dólares anuales en remesas en metálico (tres mil millones) y en especias (tres mil millones), gracias a la flexibilización continua de las medidas del embargo, realizadas desde la administración Clinton.

Las remesas en metálico equivalen al 24 por ciento de las exportaciones de Cuba: la segunda fuente más importante de ingresos extranjeros, después de los servicios de médicos que alquila en países como México, de acuerdo con Havana Consulting Group,

Y las remesas en especie son superiores a las importaciones totales de bienes de consumo de la isla, y equivalen a más recursos que los que generan

industrias importantes como el turismo o la minería de níquel.

El Ejército cubano regentea, con GAESA (una empresa registrada en Panamá) 39 mil 383 habitaciones de hotel en la isla, Caesars (Las Vegas) y Barceló o Iberostar (España) y casi tantas como The Walt Disney Company (39 mil 751). ¿Si está bloqueado, cómo puede registrar empresas en el extranjero?

Además, el embargo fue impuesto porque, en 1960, el régimen cubano no pagó a empresarios 10 mil millones de dólares por expropiarlos. Pero el embargo no impide que Cuba comercie con México, Japón, Groenlandia o la Conchinchina.

Los empresarios afectados por el impago de aquellos 10 mil millones de dólares, plantearon, durante el restablecimiento de relaciones diplomáticas, en 2015, que dejaban de reclamar la deuda si les permitían invertir de nuevo. Pero La Habana les dijo que no.

Aunque si el presidente quiere ayudar a sus aliados cubanos puede pedir a los empresarios que le compran tamales, que inviertan en Cuba y lleven TelmexPalacio de Hierro, Vidanta, periódicos Milenio, plantas petroquímicas…

La tiene fácil, pues.