Turbo-Trump

leopoldo-gomez2

Leopoldo GómezTercer Grado

Todo hace pensar que Donald Trump finalmente se echó la soga al cuello al haber llamado al presidente de Ucrania para pedirle una investigación sobre el hijo de Joe Biden, su principal rival demócrat

Todo hace pensar que Donald Trump finalmente se echó la soga al cuello al haber llamado al presidente de Ucrania para pedirle una investigación sobre el hijo de Joe Biden, su principal rival demócrata. Este hecho supone un claro abuso de poder y hace inevitable el inicio de un juicio político desde la Cámara de Representantes.

Según las encuestas más recientes, la divulgación de la conversación reforzó el apoyo popular al juicio. CBS News-YouGov da una aprobación de 55% al impeachment. Con todo, el control de los republicanos en el Senado hace casi imposible la caída de Trump, el mismo desenlace que tuvo el juicio político a Bill Clinton por el escándalo Lewinsky.

Y si ese caso es referencia, no debe olvidarse que la opinión pública, inicialmente dividida, acabó siendo favorable a Clinton. Pese a las encuestas actuales, lo mismo podría ocurrir con Trump, sobre todo si los demócratas se engolosinan y dan la impresión de estar motivados también por intereses políticos.

Hoy, la sociedad estadunidense está profundamente dividida y el juicio político solo promete galvanizar esta polarización. Y si, como es previsible, el proceso confronta a los seguidores demócratas y republicanos, la lectura clave de cara a las próximas elecciones apuntaría a los independientes.

En el margen, los independientes están contra el juicio político. Sin embargo, el dato crucial puede ser otro: 60% de ellos opina que el proceso es empujado por los demócratas más para dañar al presidente que para defender los intereses nacionales.

Además, las encuestas también muestran un interés del público en que se aclaren los negocios del hijo de Biden, un tema que los republicanos explotarán en perjuicio de su padre. Elizabeth Warren, muy a la izquierda para la mayoría de los independientes, capitalizaría ese raspón en el bando demócrata.

En estas circunstancias el beneficiario final sería el propio Trump. El desenlace va a depender de la inteligencia con la que los demócratas conduzcan el proceso. El riesgo para ellos es enorme, pues si después de un caso tan sólido para el impeachment, el presidente sale airoso electoralmente, lo que tendríamos es un candidato turbocargado hacia la reelección.


Menú de accesibilidad