Trapecismo priista


alberto-aguirre1

Alberto AguirreSignos vitales

Nuvia Mayorga salió por la puerta de atrás de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. Su relevo, Rosa Mariana Acuña, lleva dos semanas al frente de esa dependencia federal, pero la ex funcionaria hidalguense hizo como si no la hubieran despedido hace dos semanas, al registrarse como precandidata única del PRI al Senado en aquella entidad federativa.

Nuvia Mayorga salió por la puerta de atrás de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. Su relevo, Rosa Mariana Acuña, lleva dos semanas al frente de esa dependencia federal, pero la ex funcionaria hidalguense hizo como si no la hubieran despedido hace dos semanas, al registrarse como precandidata única del PRI al Senado en aquella entidad federativa.

Hace 20 días, Mayorga y otros 15 mandos superiores de la Secretaría de Gobernación fueron desalojados del Palacio de Cobián. Aunque de todas formas iban a irse, luego de la renuncia de su jefe, Miguel Ángel Osorio Chong. Ambos —de acuerdo con el plan original— encabezarían las fórmulas y levantarían votos en aquella entidad, donde además de los cargos federales se renovarán las 30 curules del Congreso local.

El exsecretario de Gobernación será senador, porque ocupará una posición privilegiada en la lista nacional del PRI. Mayorga, en cambio, tendrá que buscar los votos que le garanticen un escaño y en el camino enfrentará el escándalo del caso Odebrecht. Al menos, cumplió con los trámites en tiempo y forma. En Aguascalientes, debieron ampliar el plazo de registro para esperar a la dirigente nacional del MT, Lorena Martínez, quien finalmente accedió a hacer mancuerna con el ex delegado estatal de Economía, Gustavo Granados Corso.

Donde el PRI es oposición no habrá “precandidatos únicos”. En Querétaro, por ejemplo, hay tres aspirantes a la nominación —Hugo Cabrera, Braulio Guerra y Ernesto Luque Hudson—, podrían ser cuatro, si la Comisión de Procedimientos Internos acepta el registro del ex diputado federal Jesús Rodríguez, quien de plano amagó con abandonar las filas tricolores si la interna es cancelada. Esta vez, la cúpula priista solo aplicará la Convención de Delegados y la selección por la Comisión de Postulación de Candidaturas, como métodos.

La Comisión Nacional de Procesos Internos del CEN del PRI amplió la recepción de registro de los aspirantes a contender por cargos legislativos federales, en atención a la solicitud de los Comités Directivos Estatales y “para dar mayores oportunidades de participación y que nadie se sintiera excluido”.

Al cierre de este espacio había transcurrido durante el fin de semana una sucesión de paradojas en el trapecismo priista: a la reunión plenaria de la bancada peñista en San Lázaro ya no llegarán el coordinador César Camacho Quiroz y Jorge Carlos Ramírez Marín, presidente de la mesa directiva, quienes buscarán un escaño en la próxima legislatura como recompensa por los servicios prestados a lo largo del sexenio.

El exgobernador de Colima, Fernando Moreno Peña, también solicitó su registro. Y José Reyes Baeza, exmandatario de Chihuahua, hizo lo mismo, por lo que dejó la dirección general del ISSSTE.

En la ruta del 2018, Los Pinos han decidido tomar la ruta que marquen los gobernadores para levantar votos que favorezcan a Pepe Meade, no obstante que tales maniobras electoreras provoquen desequilibrios en los poderes locales. El gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz, enviará a su secretaria de Desarrollo Social, Rosa Elena Millán, como cabeza de la primera fórmula para el Senado y a su secretario de Desarrollo Agropecuario, Juan Enrique Haberman, como diputado por Culiacán. Mario Zamora dejará la dirección general de Financiera Rural luego de convencer a su amigo Pepe Meade de que cuenta con el capital político para conseguir un escaño. El problema es que en el camino quedó marginado el exsecretario de Gobierno, Gerardo Vargas, quien amaga con irse a Morena.

En Tlaxcala, la secretaria de Gobierno, Anabel Alvarado Varela, buscará llegar al Senado, al igual que su antecesor Florentino Domínguez Ordoñez, quien estaba al frente del PRI estatal. Ambos fueron diputados federales en el sexenio de Mariano González Zarur.

El alcalde de Hermosillo y exdirector del RAN, Maloro Acosta Gutiérrez, hará mancuerna con la exdiputada Sylvana Beltrones para encabezar las fórmulas sonorenses al Senado. Por la libre decidió registrarse el ex alcalde capitalino Antonio Astiazarán, quien renunció a la jefatura de oficina del secretario de Desarrollo Social.

El subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, Juan Carlos Lastiri, será postulado al Senado en Puebla, junto a Xitlálic Ceja. Triste premio de consolación para uno de los más cercanos a Rosario Robles, quien buscaba ser candidato a la gubernatura de aquella entidad. ¿El bueno? Enrique Doger.

Fuera de los conflictos, con lugares seguros, un grupo de ciudadanos será adoptado por el PRI para alcanzar cargos legislativos. Entre ellos figuran el ex medallista olímpico Carlos Girón, la ex funcionaria panista Silvia Pérez Ceballos, el ex dirigente de los comerciantes organizados, Luis Antonio Mahbub y la activista social Mane Tamher Chaín.

EFECTOS SECUNDARIOS

¿DESACUERDOS? Finalmente, Gaby Salido Magos registró su precandidatura a la alcaldía de Miguel Hidalgo. Tuvo el visto bueno de Xóchitl Gálvez pero va contra la nomenklatura panista en la CDMX, que prefiere a Maggie Martínez Fisher. El tándem impulsado por Jorge Romero está completado por otro de sus protegidos, Rafa Medina, y Guillermo Huerta, exsecretario de Santiago Creel, quien mandará a Jorge Triana a competir por la alcaldía de Cuajimalpa contra Gonzalo Espina Miranda, mientras que en Benito Juárez van Santiago Taboada y Luis Mendoza Acevedo.

  1. Las cortinas de AMLO

    Entre los múltiples mensajes emitidos por Andrés Manuel López Obrador en su toma de protesta quedó cifrada su propuesta para atender el problema de la migración. Para frenar el flujo de indocumentados a Estados Unidos —Trump dixit— se erigirá un muro a lo largo de la frontera. El nuevo presidente de México habló de “cortinas de desarrollo”, que no serían otra cosa que las megaobras en el sureste, en las que se emplearía mano de obra centroamericana.

    Continuar leyendo