Sí le pudo al presidente

JoaquinLDV4-BW

Joaquín López-DórigaEn Privado

En esa primera intervención se vio enojado, arrebatado, por la decisión del tribunal de ratificar la cancelación que hizo el INE de las candidaturas morenistas de Félix Salgado al gobierno de Guerrero y de Raúl Morón al de Michoacán

Pues no, no sacaron a su buey de la barranca. Y por eso la bronca.
Florestán.

El presidente López Obrador inició la mañanera de ayer con una violenta ofensiva contra los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, TEPJF, y los consejeros del Instituto Nacional Electoral, INE, que duró, de entrada, 22 minutos.

En esa primera intervención se vio enojado, arrebatado, por la decisión del tribunal de ratificar la cancelación que hizo el INE de las candidaturas morenistas de Félix Salgado al gobierno de Guerrero y de Raúl Morón al de Michoacán.

Con el pretexto de que tengo la obligación de informar porque se trata de democracia, tachó a los magistrados de golpistas. ¡Fue un golpe a la democracia!, exclamó arrebatado, porque no se tomó en cuenta la voluntad del pueblo. Tanto los consejeros del INE como los magistrados del tribunal actuaron de manera antidemocrática y eso se explica porque esos organismos, como otros, vienen del antiguo régimen antidemocrático.

Y ya encarrerado, se fue contra e INAI, por presentar una acción de inconstitucionalidad ante la Corte por el recién aprobado padrón de usuarios de teléfonos celulares, y en eso, contra Telmex por apoyar una campaña, dijo, en su contra, lo que seguro no le reclamó a Carlos Slim cuando lo invitó a desayunar a La Chingada.

Esta versión de López Obrador, no es nueva, la conocemos desde sus años de opositor. Sobre todo tras el resultado que califica de fraude en las elecciones de 2006, de lo que habla cada tres mañaneras.

Pero ahora es el presidente de todos los mexicanos y en su irritación se dejó ver, no como el jefe de Estado que es, sino como el jefe de su partido y en defensa de sus candidatos, lo que va contra su rol y contra ley, de la que ayer volvió a mofarse.

No cabe duda que el fallo le pudo.

Y eso que ya no habló del fin de la sobrerrepresentación legislativa, su mayoría artificial en San Lázaro.

RETALES

1. DESATADO.- Mario Delgado se retrató ayer. Cuando fue roomie de Félix Salgado en Tlalpan, afirmó que El INE estaba muerto, que lo iba a exterminar y calificó de ladrones a los consejeros y al instituto de cueva de ladrones. Ayer afirmó: nos van a quitar a través de sus instituciones electorales lo que no nos pueden ganar en las urnas, falacia total ya que aún no hay elecciones. Y ojo con lo de sus instituciones;

2. ERROR.- Claudia Sheinbaum se subió a la línea de López Obrador y reclamó al TEPJF que aclarara por qué había cambiado de opinión, lo que nunca hizo. Solo ratificó una opinión del INE. Mala información, pero hay que apoyar; y

3. TRAMPA.- Quien manda en Morena decidió que Félix Salgado sea el nuevo presidente de su partido en Guerrero y Raúl Morón en Michoacán, para que sigan haciendo campaña y luego del 6 de junio, de ganar su candidato, pidan licencia y los dejen en el cargo. Los nuevos juanitos.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Menú de accesibilidad