La rapidez con la cual en redes batean al presidente tiene a la Mañanera en rebajas. La Casa Gris. “Ya no puedo más”. Y, ayer, fue letal la velocidad con que le compararon a Los 43 de Ayotizonapa con su frase de “No hay cuerpos” en la masacre de San José de Gracia.

El presidente habla de un “golpe mediático” inexistente. Salvo raras excepciones, su gobierno controla portadas, teasers y línea editorial en la mayoría de medios tradicionales, en los cuales, cuando hay crítica, es de algunos conductores, comentaristas y columnistas.

La Mañanera también está bajo control. El 53 por ciento de las preguntas provienen de la primera fila, donde son sentados los preguntadores afines que, aún así, son seleccionados previamente, de acuerdo con el riguroso conteo del doctor Luis Estrada.

No: jamás habrá “golpe mediático” en un gobierno como este. Quien está obligando a reinventar la Mañanera es Twitter. Al tener que llenar dos horas diarias, con básicamente un monólogo improvisado, el presidente queda a merced del ingenio de la gente.

Aunque el presidente llega a lograrlo, es difícil componer tanto en el aire. De ahí que Estrada y su empresa SPIN-TCP, hayan contabilizado 70 mil afirmaciones “engañosas” pronunciadas por el Jefe del Ejecutivo: 90 diarias. Debe llenar dos horas con lo que sea.

Por eso fue aquello de “Ahí están las masacres jejeje” 18 de septiembre, 2020) al referirse a la matanza de ocho personas, perpetrada por un grupo de sicarios, durante un velorio en Cuernavaca. Al vaciarse de palabras, sólo le quedó la risa.

Pero durante 2020 se registró en México una masacre cada cinco días, para un total de 71, en las cuales fueron asesinadas 486 personas, de acuerdo con las estadísticas de las Secretarías de Seguridad Pública y Fiscalías estatales.

En 2021 se registraron 62 masacres en México, en las cuales fueron ultimadas 436 personas. Eso, teniendo en cuenta que se considera una masacre cuando, en un mismo hecho, son asesinadas cinco personas juntas o más.

Por supuesto que al presidente no le provoca risa espontánea el asesinato de cinco o más personas juntas. Ni, tampoco, decir que no le basta que hayan sesos de personas desperdigados en el suelo, para aceptar un crimen, porque “no hay cuerpos”.

Son respuestas impensadas ante situaciones complicadas, en un casi monólogo de dos horas como promedio, el cual es seguido por multitudes de personas ingeniosas, quienes esperan el primer resbalón verbal o gestual, para echar a volar su perspicacia sin censura.

Pero, en San José de Gracia, la Fiscalía encontró cartuchos de arma de fuego, restos de masa encefálica, evidencias de limpieza del lugar con agua. Y existen videos de disparos a un grupo de personas.

Masacre.