Seis estados elegirán gobernador o gobernadora el domingo y no es mi intención hablar de los números o de los porcentajes que marcan las encuestas, la mayoría de ellas por cierto poco serias, pero aun ellas marcando tendencias similares a las serias, lo cual no las hace confiables. Por lo pronto, dejo aquí algunos datos de esta jornada.

1.- El Padrón Electoral de las seis entidades juntas representa 12.4% del nacional, menor al que una sola entidad tiene (Edomex).

2.- En total hay 27 candidaturas, de las cuales son 14 hombres y 13 mujeres. En Tamaulipas no compite ninguna mujer y en Aguascalientes no compite ningún hombre.

3.- De los seis estados dos son priistas (Hidalgo y Oaxaca) dos panistas (Aguascalientes y Tamaulipas) y dos llegaron en el 2016 con una alianza PAN-PRD (Durango y Quintana Roo).

4.- La alianza Morena-PT-PVEM no se logró hacer en dos estados (Aguascalientes e Hidalgo) y la otra alianza PAN-PRI-PRD tampoco pudo en otros dos (Oaxaca y Quintana Roo).

5.- De las 27 candidaturas vemos al menos 13 que pidieron licencia para competir: cinco al senado; tres diputadas federales; dos presidentas municipales; tres diputaciones locales.

6.- Hay cinco candidaturas que repiten del 2016; Nora Ruvalcaba en Aguascalientes; Esteban Villegas en Durango; Salomón Jara en Oaxaca; José Luis Pech en Quintana Roo (por MC cuando en el 2016 fue por Morena) y Francisco X. Berganza (por MC cuando en 1999 y en el 2016 fue por el PAN).

7.- Favoritos, las encuestas no adelantan victorias ni derrotas, pero permiten estimar probables resultados y designar favoritos que no siempre ganan, así ha ocurrido siempre y así pasó en el 2021, por lo pronto, de los seis estados podemos ver favoritos en cinco: Morena es favorito en cuatro (Oaxaca, Quintana Roo, Hidalgo y Tamaulipas) y el PAN en uno (Aguascalientes). En el caso de Durango es imposible identificar un favorito ni por los datos de encuestas ni por los resultados previos.

8.- De esos cinco favoritos, en caso de que no hubiera sorpresas en ellos, se tendrían tres hombres y dos mujeres; una diputada federal, una alcaldesa y tres senadores con licencia (con lo cual el senado seguiría siendo semillero de gobernadores).

9.- Lectura de resultados: Si el marcador termina 4-2 estados a favor de morena, puede considerarse un resultado normal presupuestado por todos los partidos; si termina 5-1 es un triunfo de morena que pudo sacar adelante un estado que parecía complicado; y si quedan 3-3 es una derrota de morena al no cumplir expectativas.

10.- Durango.- El estado que hoy no tiene favorito es importante en muchos sentidos.

a) Si lo gana la alianza PAN-PRI-PRD con un candidato priista sería el primer estado ganado por ese partido desde el 2017, es decir, rompería una sequía de 5 años de triunfos. Además en el 2021 esa alianza no ganó ningún estado y al sumarlo a Aguascalientes sería un estímulo a los simpatizantes de esa alianza rumbo a 2024.

b) Si lo gana Morena, llegaría a 21 estados gobernados que sumados a los afines de San Luis Potosí y Morelos haría que se acercara al control de 75% de las entidades del país rumbo al 2024.

Como sea, el resultado de esta elección para nada debe ser considerado un adelanto de la elección de 2024, cuando la lógica de la campaña y de los candidatos será otra; donde el desgaste de gobierno estará en otra etapa y donde gobernar estados no siempre es positivo sobre todo cuando los gobiernos locales son desaprobados.