Riesgos internos, externos y cibernéticos


enrique-campos1

Enrique CamposLa Gran Depresión

Para que México pudiera tener un Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF), primero requería estabilidad financiera.

Para que México pudiera tener un Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF), primero requería estabilidad financiera.

Suena de Perogrullo, pero estamos tan acostumbrados a que la inflación sea baja y la economía estable que a veces obviamos que el valor de la estabilidad se puede perder si no se cuida.

Mientras lo tengamos, tiene sentido que este consejo se reúna y evalúe el desempeño al tiempo que mantiene al día su balance de riesgos.

Es evidente que la economía y las finanzas enfrentan un entorno complejo, que se nota en variables como el tipo de cambio.

Con los ánimos tan polarizados, hay quien asegura que nada tiene que ver el proceso electoral actual con la depreciación tan notable del peso frente al dólar, que todo es culpa de Donald Trump y su actitud proteccionista.

Otros dicen que cada centavo que baja el peso es inversamente proporcional al adelanto de las encuestas de estar en la antesala del populismo.

El CESF está integrado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario y el Banco de México y para sus representantes lo que enturbia el panorama económico-financiero es una combinación de factores internos y externos.

Desde el exterior, la regularización más acelerada de la política monetaria de Estados Unidos y el ánimo proteccionista de la administración de Donald Trump han afectado la incertidumbre.

En la parte interna, el CESF concluyó, en su más reciente reunión, que la incertidumbre que prevalece asociada al proceso electoral en nuestro país contribuye a la volatilidad financiera.

Evidentemente, más que el proceso mismo o la jornada electoral, lo que genera tensión es lo que pueda resultar y las consecuencias para la estabilidad del país.

Pero hay un tercer factor que esta comisión toma como altamente relevante y como un riesgo grave para la estabilidad del sistema financiero mexicano: la ciberseguridad.

La advertencia, tras los ataques al sistema de pagos electrónicos de las semanas pasadas, es que este tipo de embates pueden tener un carácter sistémico y un alto potencial de daño a las instituciones y usuarios del sistema financiero.

Así que, a la par de las peores pesadillas del proteccionismo de Donald Trump o del arribo de las más terribles políticas populistas al poder está la seguridad cibernética del sistema financiero.

La advertencia es para las instituciones financieras, para que inviertan en buenos sistemas de protección de la información y para que cumplan con las reglas de la autoridad.

Así, en el más actual balance de riesgos del sistema financiero, el reciente ataque financiero, que le costó a la banca varios millones de pesos y que se mantiene sin resolver, se ha vuelto uno de los principales focos amarillos para la autoridad.

Lo cual, a diferencia de los otros riesgos que advierten, sí tiene posibilidades de ser mitigado por la autoridad con el concurso de las instituciones financieras.