Minuto a Minuto

Nacional INE designa a interventor de liquidación del PRD
Ricardo Badín Sucar será la persona interventora responsable del control y vigilancia del uso y destino de recursos y bienes del PRD
Nacional Empresarios mexicanos confían en que Claudia Sheinbaum puede ser “una gran presidenta”
Empresarios consideraron que la futura primera mandataria de México, Claudia Sheinbaum, tiene la oportunidad de ser “una muy buena presidenta”
Nacional Más de la mitad de los mexicanos cree que AMLO influirá en nuevo Gobierno
Un 56 por ciento de mexicanos, opina que AMLO tendrá influencia en algunas o todas las decisiones del próximo Gobierno de Claudia Sheinbaum
Nacional TEPJF anula proceso contra Arturo Zaldívar por apoyo a Sheinbaum
El TEPJF determinó que la UTCE del INE carece de la competencia para iniciar procedimientos especiales sancionadores en contra de Arturo Zaldívar
Nacional Van tres muertos en NL por Alberto; ciclón impactará entre Tamaulipas y Veracruz
La tormenta tropical Alberto ha ocasionado este miércoles por la tarde las primeras lluvias en el estado de Nuevo León

Flaco favor se haría el PRD si los deseos oficiales de cambio que anunció ayer quedan únicamente en quitarse el nombre: debe refundarse desde los cimientos y renacer con un giro más todavía hacia la izquierda.

Es un partido, como todos, (salvo Morena, blindado por su descomunal victoria electoral del 1 de julio) no sólo con un nombre desvaído por la derrota y el dispendio: también, dirigido por cúpulas agotadas y viciadas, sin vocación de recambio.

Tendrá que olvidarse del poder por largo tiempo y dedicarse a seducir a nuevos militantes en un país donde 30.6 millones de sus habitantes tiene de 15 a 29 años: conquistarlos será imprescindible para que vuelva a tener éxito electoral en una década.

Según el INE, los jóvenes de 18 a 39 años definieron la pasada elección. Sin embargo, no tienen aún preferencia por un partido determinado: votaron enojados con la política y por alguien a quien le creyeron (con inocencia supina) que no era político.

Es decir: quienes deciden las elecciones en México están absolutamente despolitizados y muy poco informados: votaron contra la política, pero hicieron presidente a uno de los políticos más veteranos del país: exmilitante del PRI y del PRD, tres veces candidato presidencial.

La tarea del PRD es atraer esa tajada electoral a una opción liberal, progresista, avanzada en el campo de las libertades, la equidad de género, respeto a las minorías y derechos humanos, en contra de prohibiciones, con una proyección moderna de las leyes.

Y deberá lograrlo a solas y siendo diáfanamente de izquierda, pues fue la alianza con la derecha lo que lo colocó en el filo del abismo en el que se encuentra: fue el partido más dañado el 1 de julio. Quedó a solo dos puntos de perder el registro nacional y lo perdió en 10 estados.

Juntarse con el PAN resultó un desastre para el PRD. En los estados donde han ganado juntos, asesinan hoy a más personas que durante las administraciones que les antecedieron, según los datos de 2017, dados a conocer por la Organización Semáforo Delictivo:

  • En Nayarit aumentaron 554 por ciento (de 39 a 255 casos)
  • En Baja California Sur aumentaron 192 por ciento (de 192 a 560 casos)
  • En Aguascalientes aumentaron 119 por ciento (de 37 a 81 casos)
  • En Quintana Roo aumentaron 118 por ciento (de 165 a 359 casos)
  • En Baja California aumentaron 77 por ciento (de mil 180 a 2 mil 92 casos)
  • En Veracruz aumentaron 30 por ciento (de mil 258 a mil 641 casos)
  • En Chihuahua aumentaron 28 por ciento (de mil 232 a mil 578 casos)

Ojalá recuerde el PRD, aunque suene a bolero, que vale más estar solo…

Que mal acompañado.