Resulta que al parecer, a pesar del acto de unidad de Morena en Toluca del pasado domingo hay un pleito entre los aspirantes a la gubernatura que va más allá de la competencia por la postulación. Se trata de una vieja rencilla entre la Delfina Gómez y el senador Higinio Martínez.

La confrontación que empaña el banderazo de Morena rumbo a la sucesión de 2023 en el Estado de México data de las elecciones para gobernador de 2017 en que el priista Alfredo del Mazo derrotó a la maestra Delfina. El pleito, dicen los cuadros morenistas, “ya está cantado”.

Resulta que del interior de Morena surgen las versiones de que la secretaria de Educación Pública sostiene que en ese proceso electoral su predecesor Higinio Martínez jugó las contras y le entregó la elección al PRI. Cuentan que literalmente Delfina asegura que para ella Higinio fue quien “fraguó el fraude y derrota en las elecciones de gobernador de 2017”.

Según los morenistas, en 2017 Higinio Martínez como responsable de la operación electoral prácticamente abandonó la vigilancia de casillas en la zona sur del estado, lo que supuestamente favoreció un fraude priista con el que en esa región Del Mazo triunfó sin problemas.

Pero no sólo eso, aseguran que en esa elección Higinio realizó una campaña de inhibición del voto entre los morenistas del oriente del Estado de México, principalmente en Chimalhuacán, Chalco, Valle de Chalco, La Paz y Ixtapaluca, entre otros, en donde la maestra “habría tenido un triunfo confortable”.

A lo que se sumó la revelación del despojo orquestado por Delfina Gómez al salario de trabajadores del ayuntamiento de Texcoco y a las pensiones alimentarias de madres divorciadas de empleados del municipio para desviarlos a Morena, caso que se conoció entonces como Los diezmos de Delfina, por el cual su partido fue multado por el INE.

Así que a pesar de las fotos en las que Delfina, Higinio y Horacio Duarte lucen sonrientes como precandidatos a la gubernatura por Morena, asistentes al banderazo electoral del domingo en Toluca aseguran que se observó la distancia entre la maestra y el senador, quienes junto con Duarte quedaron en segundo plano frente a las corcholatas presidenciales.

Es más, relatan que “a la salida se pudo ver que Higinio buscó salir lo más temprano posible para evitar ver a Delfina”, pues según integrantes del del equipo de la maestra ambos “habían quedado en charlar los conflictos en un restaurante cercano al evento”. Ni Higinio ni Delfina llegaron a la cita.

Así las cosas, habrá que ver si Morena puede resolver en unidad su candidatura para el Estado de México o si las grietas se agrandan en sus filas y favorecen a la alianza Va por México de PRI-PAN-PRD en la cercanísimo 2023.