Muerte y extraño renacimiento


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

“Desaparecer” el Cisen pudiera comprenderse, de no ser porque, en vez de depender de la Secretaría de Gobernación, pasará a la de Seguridad Pública

“Desaparecer” el Cisen por suponerlo espía de opositores, cambiarlo de adscripción y nombre (se llamará Agencia Nacional de Inteligencia) pudiera comprenderse, de no ser porque, en vez de depender de la Secretaría de Gobernación, pasará a la de Seguridad Pública… que tiene su propia área de inteligencia ¡policiaca!

El cambio de asignación se antoja insensato porque de la seguridad interior y desde luego la nacional son responsables directos el presidente de la República y su despacho político (Gobernación), no la dependencia encargada de investigar, prevenir y enfrentar la inseguridad pública.

Lo del “espionaje” tiene sus asegunes. O qué: ¿gobierno ciego ante supuestas autodefensas, grupos paramilitares como las policías comunitarias, movimientos guerrilleros, facciones gremiales y sociales proclives al vandalismo? ¿O indiferente ante personajes prominentes (opositores o no), siempre y cuando no los hostigue ni viole sus derechos?

Poco se sabe, pero el Cisen investiga inclusive rutas virales y previene sobre epidemias y pandemias que nada tienen que ver con la policía.

[email protected]


  1. Impecable doble acierto de AMLO

    De pocos integrantes del próximo gabinete presidencial puede afirmarse que Andrés Manuel López Obrador haya hecho designaciones tan irreprochables como las del general de División Luis Cresencio Sandoval González y el almirante José Rafael Ojeda Durán para encabezar las secretarías de la Defensa Nacional y la Marina Armada.

    Continuar leyendo

  2. Coma inducido al NAIM

    Si por los discutibles “pueblos originarios” que se oponen al nuevo aeropuerto en Texcoco hablan agrupaciones y personas de tan descalificada probidad como la regresiva Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación o el obispo de Saltillo, Raúl Vera (negociador-tapadera de pederastia clerical), pareciera que hay un resquicio de esperanza en que Andrés Manuel López Obrador corrija su insensato capricho y ordene la continuación de la obra.

    Continuar leyendo