Motetes en las boletas

alberto-aguirre1

Alberto AguirreSignos vitales

Juan Carlos García Christeinicke incursionó en la política hace seis años, cuando buscó una regiduría en el ayuntamiento de Zapopan. Ahora, a sus 29 años, este abogado graduado del ITESO, con una tesis que plantea los efectos perniciosos de la disminución de los legisladores por el principio de representación proporcional para la representación política, busca llegar al palacio legislativo de San Lázaro, pero en vez de presumir de su herencia —es bisnieto del general Marcelino García Barragán, exgobernador y extitular de la Defensa Nacional en el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz y primo del director de la AIC, Omar García Harfuch— invoca al mote afectuoso que le endilgan familiares y amigos.

Juan Carlos García Christeinicke incursionó en la política hace seis años, cuando buscó una regiduría en el ayuntamiento de Zapopan. Ahora, a sus 29 años, este abogado graduado del ITESO, con una tesis que plantea los efectos perniciosos de la disminución de los legisladores por el principio de representación proporcional para la representación política, busca llegar al palacio legislativo de San Lázaro, pero en vez de presumir de su herencia —es bisnieto del general Marcelino García Barragán, exgobernador y extitular de la Defensa Nacional en el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz y primo del director de la AIC, Omar García Harfuch— invoca al mote afectuoso que le endilgan familiares y amigos.

Juanca será el sobrenombre que aparecerá en la boleta electoral para identificar al abanderado priista en el VI distrito federal en Jalisco, con cabecera en esa municipalidad conurbada a la capital tapatía. Similar estratagema aplicará Ariadne Valeria García Salas, candidata del tricolor en el VI distrito federal en Nuevo León. Nane fue regidora en Monterrey y quiso la fortuna que ahora haga campaña al parejo de su padre, el exdirigente cenopista Héctor García García, quien encabeza la fórmula que competirá por el XII distrito.

Juanca y Nane son priistas que, en mayor proporción, recurren a este atajo en la propaganda, posible gracias a los recursos interpuestos ante el Tribunal Electoral. Los alias pueden aparecer en la boleta tras las gestiones realizadas por Mario López Valdez, Malova, quien hizo de su marca como expendedor de herramientas su pronombre electoral, y por Manuel Ignacio Acosta, quien resultó electo alcalde de Hermosillo y nuevamente se inscribirá como Maloro, ahora que busca el Senado de la República.

El noroeste es terreno fértil para esta fórmula de la mercadotecnia electoral. Allí están los casos del Maquío Clouthier, quien por la vía independiente llegó a San Lázaro y ahora intentará llegar a la Cámara Alta. Y también Ernesto de Lucas Hopkins, quien dejó la secretaría de Educación del gobierno sonorense para buscar la alcaldía de la capital bajo el paraguas de su sobrenombre: El pato Lucas, que ya es marca registrada.

Felipe Aguinaco irá por el distrito VIII de Guanajuato, con cabecera en la capital, con su alias: El Boss. Y José Manuel Villarreal Longoria, por el distrito III de Tamaulipas, con cabecera en Río Bravo, amparado por su apelativo, el Cheche. Ambos son militantes activos del PVEM. Y en Movimiento Ciudadano, destaca Javier Gerardo Gutiérrez Cavazos, Fuerza de búfalo, quien contenderá por la diputación en el distrito IX de Nuevo León.

En MC, milita Alan Jesús Falomir Saenz, el Cabrito, quien fue postulado por la coalición Por México al Frente en el distrito VIII de Chihuahua; mientras que el perredista Héctor Hugo Hernández Rodríguez buscará regresar a San Lázaro bajo el apelativo “naranja”. Ricardo Mejía intentará recopilar votos en el distrito IV de Guerrero, usando sólo su segundo apellido: Berdeja.

Bajo las siglas de esa coalición, también están los casos de la senadora con licencia Pilar Ortega, en el distrito VI de Guanajuato; Yesi Galarza, en el distrito II de Guerrero; Lulú Valdez, en el distrito V de la CDMX, y Geraldina Isabel Herrera Vega, que va por el distrito X de Jalisco bajo el apodo Geryss. Son 103 aspirantes a San Lázaro que solicitaron al INE ser inscritos por sus apodos en la boleta electoral. Habrá tres Betos.

Entre los 103 hay de todo. Allí está el Mochilas, exalcalde de Puerto Vallarta. ¿El más simpático? El expetista Juan José Jover Navarro, ahora con el Frente por México, solicitó que el INE lo ponga en la boleta electoral como el Cachetes. ¿Los más famosos? María Elena Saldaña Ramírez, La Güereja, candidata de la coalición Todos por México en el distrito II de Morelos. Erick Morales, el Terrible, quien va por la alianza Morena-PT-Encuentro Social por el distrito VII de Baja California. Y Ernesto D’Alessio, el nombre artístico usado por Ernesto Vargas Contreras, postulado en el distrito VIII de Nuevo León.

Hasta los políticos profesionales recurren a ese artilugio para ganar más votos: Noroña, Zoé Robledo, Dolores Padierna, María Rosete, Mario Delgado y Lorena Villavicencio. Extraña que el actor Ausencio Cruz no haya usado uno de sus personajes para aparecer en la boleta electoral.

En las antípodas están Sergio Mayer, Bernardo Segura, Ernesto Laguardia y Gabriela Goldsmith, quienes dejan al Canal de las Estrellas para buscar el apoyo popular. El primero, cobijado por Morena y los dos últimos, por Nueva Alianza.

EFECTOS SECUNDARIOS

ARRANQUE. Con más de 1,100 abogados en 24 oficinas en Estados Unidos, México, Asia y Europa comienzan las operaciones de la firma Foley Gardere Arena. En estas latitudes, para atender asuntos transaccionales y transfronterizos, contarán con nuevas oficinas de Foley en Austin, Dallas, Houston, Denver y Ciudad de México, que estará dirigida por Roberto Arena.

[email protected]