Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Mi casa no es tu casa

WhatsApp Image 2020-07-10 at 13.46.14

Lila AbedBrújula sin aguja

EU está en pleno proceso electoral y Donald Trump hará lo necesario para aprovecharse del encuentro con el fin de fortalecer su candidatura y aumentar sus probabilidades de reelegirse

Esta semana se sostendrá la primera visita al exterior de Andrés Manuel López Obrador desde su llegada al poder. El supuesto propósito del encuentro con el mandatario estadounidense es la celebración de la entrada de vigor del T-MEC. Sin embargo, EU está en pleno proceso electoral y Donald Trump hará lo necesario para aprovecharse del encuentro con el fin de fortalecer su candidatura y aumentar sus probabilidades de reelegirse.

Las encuestas revelan que el vicepresidente Joe Biden lleva una ventaja sustancial sobre su contrincante tanto para la elección general, así como en los estados clave que definen el triunfo en el Colegio Electoral. Todavía faltan varios meses para que los estadounidenses emitan sus votos en las urnas, pero todo indica que el candidato demócrata se convertirá en el próximo Presidente.

Es por ello que la visita de AMLO a la Casa Blanca se realiza durante un momento inoportuno. El Partido Demócrata, a través de una carta dirigida a Trump por integrantes del Caucus Hispano en el Congreso, lanza una advertencia de que dicha reunión no es bienvenida y sostiene que la única intención de Trump es politizar la relación bilateral.

Lo interesante de este comunicado es que resalta las medidas punitivas que ha implementado la actual administración en contra de México. El presidente del Caucus Hispano, el congresista Joaquín Castro, insiste en la misiva que Trump explique por qué siguen cuatro mil soldados del Pentágono en la frontera sur y por qué continúan los Protocolos de Protección a Migrantes que ha dejado a 60 mil inmigrantes vulnerables del lado mexicano. Los demócratas le exigen a su Presidente lo que AMLO no es capaz de hacer por su país.

Sin la presencia del primer ministro canadiense, queda claro que Trump utilizará a AMLO para darle gusto a su base electoral. Es casi seguro que comentará que México está pagando por el muro y agradecerá el despliegue de la Guardia Nacional mexicana para proteger los intereses fronterizos de EU. De igual manera, hará los posible por ser cordial con el tabasqueño para atraer votos de la comunidad hispana estadounidense.

Por su parte, nuestro Presidente pondrá en segundo plano la dignidad de México para apoyar la candidatura del republicano. Cuatro años más de Trump representa una relación de mutuo acuerdo. Mientras le dé gusto a sus peticiones, él no se meterá en asuntos que puedan arriesgar el proyecto nacional de AMLO.

No sé si en Palacio Nacional estén presionados por los intereses que mueve Luis Videgaray con el yerno de Trump, o si no dimensionan las consecuencias de esta visita con un triunfo demócrata. Aun si pierde Biden, las proyecciones indican que los demócratas mantendrán su mayoría en la Cámara de Representantes y sólo necesitan recuperar cuatro curules para apoderarse del Senado. Es decir, los ataques podrán venir desde la Oficina Oval, el Congreso o, en el peor de los casos, de ambos lados. Esto podría convertirse en el comienzo del fin de la 4T.

Menú de accesibilidad