Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

México 2020, ocho puntos en la agenda

roy-campos1

Roy CamposNúmeros, Opinión y Política

En este texto sólo trataré de anotar lo que considero “inevitable”, sin tratar de adivinar los imprevistos

Cada año, en este espacio, intento hacer una especie de adelanto de los temas que nos mantendrán ocupados; obviamente no podemos prever algunas cosas, por ejemplo en el 2019 era imposible adelantar temas tan impactantes como las renuncias de funcionarios, los actos violentos en Culiacán, las masacres a la familia LeBarón, el asilo a Evo Morales y tantas cosas que nos movieron. De la misma manera, en este texto sólo trataré de anotar lo que considero “inevitable”, sin tratar de adivinar los imprevistos.

1. Trump y su campaña presidencial. En noviembre, en EU, habrá elecciones presidenciales y el actual presidente intentará reelegirse, durante todo el año hará campaña y será inevitable que México, como lo fue en el 2016, sea parte de su discurso, nos acusará cada que pueda de ser los causantes de violencia, de pérdida de empleos, nos volverá a decir terroristas, cuando lo requiera nos apapachará y cuando necesite nos atacará; el presidente López Obrador no lo enfrentará, entiende que es campaña.

2. Las cuatro obras emblemáticas de AMLO: aeropuerto, refinería, Tren Maya y tren ístmico. Ya en su segundo año de gobierno, los cuatro proyectos deberán tomar forma, estaremos atentos a sus avances o sus rezagos, a sus costos o sus ahorros, el presidente no aflojará, pero tal vez deba modificar los planes originales.

3. Las cifras económicas. Podemos adelantar que la frase “yo tengo otros datos” será muy socorrida, ya que las previsiones internacionales adelantan tormenta para el mundo y para nuestro país; en el 2019 no crecimos y en el 2020 parece  que será un muy bajo crecimiento; si esto afecta variables fundamentales como el empleo, le pegará al presidente donde más le duele, en la atención a la microeconomía.

4. Las cifras sobre inseguridad. Primero nos dijeron que en seis meses mejoraríamos, luego que en un año, finalmente el presidente pidió un año más, aunque no sabemos la métrica con la que medirá el éxito; el secretario de Seguridad canta como éxito que los homicidios crecen a un ritmo menor, así que si ahora se detiene su crecimiento ¿será un éxito aunque la cifra sea gigante? O ¿deberá de bajar sustantivamente? No sabemos, la guerra de narrativas se adelanta.

5. Renovación de Morena. El partido gobernante y líder en las preferencias no termina de organizarse, su formación obedeció más a voluntades alrededor de un solo hombre y ahora parece todo menos partido; en los comicios del 2019, se presentaron pleitos y hasta deserciones y no han podido ponerse de acuerdo ni siquiera en una forma aceptada de elegir a su próximo dirigente; el presidente no se ha inclinado hacia nadie y ha dejado abierta la posibilidad para muchos, los más adelantados son Mario Delgado, Bertha Luján, Alejandro Rojas o la renovación de Yeidckol Polevnsky, pero antes deben decidir el método; la pelea se antoja de antología, el ganador o ganadora organizará la selección de candidatos a la elección más grande de la historia en el 2021.

6. Pemex y las calificadoras. Los organismos internacionales tienen puesta la mira en el sector energético en México, el gobierno se ha preocupado por mostrar reestructuración, planes de crecimiento y nuevos yacimientos, pero las calificadoras amenazan con bajar la calificación, lo que sería un duro golpe a nuestra economía.

7. Las carreras al 2021. El próximo año, además de 14 (o 15) gubernaturas, se elegirán 300 diputados federales y prácticamente la totalidad de presidencias municipales; los aspirantes ya comenzaron a moverse pero incrementarán su actividad en el segundo semestre del 2020, y tal vez, sólo tal vez, veamos cambios en el gabinete de secretarios o subsecretarios con ambiciones en sus tierras.

8. Inevitable, hay interesados en incrementar la polarización. Y esto es tal vez lo peor de todo, la economía tendrá altas y bajas, la delincuencia deberá ser atendida y espero que sea vencida, pero el camino de la polarización a la que muchos apuestan parece un camino sin retorno. Pugnemos por la convivencia pacífica y la tolerancia como parte del debate.

Menú de accesibilidad