Minuto a Minuto

Internacional La elección de Sheinbaum es “una esperanza para América Latina”, asegura Evo Morales
Evo Morales describe a Sheinbaum como una mujer humilde con mucho conocimiento, quien seguramente seguiría la línea de gobierno de AMLO
Internacional China impulsa un aumento de la edad de jubilación “voluntario” y “flexible”
La reforma abriría la puerta a que quienes deseen seguir trabajando tras alcanzar la edad legal de jubilación puedan hacerlo en China
Internacional Unesco debate los riesgos para el Patrimonio Mundial con atención especial a Stonehenge
La Unesco evalúa el estado de sus sitios emblemáticos, así como nuevas inclusiones en su lista de riesgo, como el megalito de Stonehenge
Entretenimiento Condenan a hombre que estafó casi 3 mdd haciéndose pasar por Justin Bieber y otros famosos
El acusado, quien fue condenado a 57 meses de cárcel, habría elaborado contratos con firmas falsas de Justin Bieber, Billie Eilish y Post Malone
Nacional Claudia y Trump; su personal estilo de gobernar
    El futuro de México se decidió el pasado 2 de junio con el triunfo abrumador de Claudia Sheinbaum pero debo decir que una gran parte se va a decidir en Estados Unidos el 5 de noviembre

La lucha contra el hambre es uno de los grandes fracasos contemporáneos, dice el escritor Martín Caparrós. Es también uno de los grandes clichés, explica este autor: “hasta las candidatas a Miss Universo se pronuncian sobre el tema”.

Todos estamos en contra del hambre, pero lo que hacemos no alcanza. ¿Por qué hablar de fracaso en México? Aquí, 6.4% de la población padece inseguridad alimentaria grave (IAG). Son 8 millones 189,000 personas. Con estas cifras, todo el país es un foco rojo, pero el tono más intenso de rojo lo encontramos en Tabasco. Allá es 17.9% de la población, alrededor de 436,000 personas, de acuerdo al reporte del Coneval dado a conocer el jueves 10 de agosto.

¿Qué quiere decir insuficiencia alimentaria grave? En esta categoría se incluyen situaciones donde las personas se quedan sin alimentos, experimentan hambre o pueden tener varios días sin comer. Los expertos afirman que esta condición produce desnutrición severa que conduce a diferentes enfermedades o padecimientos que pueden llevar a la muerte. Dicho de otro modo: en un sentido estricto, nadie muere de hambre, pero entre 5 y 10,000 personas mueren al año, en México, por problemas asociados a IAG. De estas, tres cuartas partes son adultos mayores.

En números absolutos, el mayor problema de IAG en México se encuentra en Edomex, donde en esta condición están 1 millón 71,000 personas, “sólo” 10.8% de la población mexiquense. La entidad con mejores números en este rubro es Baja California, donde 3.2% de su población tiene IAG, 307,000 personas.

¿Por qué hemos fracasado? Somos un país de ingresos medios altos. Estamos entre los principales productores de alimentos del mundo, con alrededor de 280 millones de toneladas anuales. Somos también uno de los compradores más importantes de alimentos en el mundo. Competimos con China, para ser el cliente número uno de Estados Unidos de maíz, carne de res y lácteos, entre otras cosas.

El problema no tiene que ver con la cantidad de alimentos que están disponibles en el territorio mexicano. Más bien está en la distribución, en el sentido más amplio de la palabra: como un problema de logística y como un asunto social. Cuando decimos logística, podríamos decir también cultural. Más de 30% de los alimentos disponibles se desperdician. Sólo en la Ciudad de México, se desperdician 13,000 toneladas de alimentos diariamente. La mayor parte del desperdicio, 60%, se produce en los hogares. En segundo lugar, con 26%, están las empresas de servicio de comidas como restaurantes. El 13% restante corresponde a los comercios que venden alimentos.

El 29 de septiembre es el día Internacional de Concientización sobre la Pérdida y el Desperdicio de los Alimentos. La fecha nos ha pasado de noche. Eso es lo de menos, lo importante es que no hemos desarrollado conciencia sobre nuestras áreas de oportunidad (Marx Arriaga diría). El desperdicio de alimentos en México es de 340 kilogramos anuales por persona, poco menos de un kilogramo al día, según los datos del Programa del Medio Ambiente de Naciones Unidas (PNUMA). ¿Un kilogramo de desperdicios por persona al día? Este es uno de los casos que los promedios ayudan a distorsionar. Hay miles que desperdician tres o cuatro kilogramos por día y cientos de miles que ni siquiera tocan las migajas de eses desperdicio.

Tenemos el dudoso honor de ser el líder de América Latina en desperdicio de alimentos. Estamos en el Top 10 mundial. Con toda la comida que desperdiciamos, podríamos acabar con el hambre en México y América Central. El problema está ahí. Si hay algún genio de la logística disponible, tiene un reto tan grande como el mayor de los que tienen en Silicon Valley.