Los saldos del 19-S


alberto-aguirre1

Alberto AguirreSignos vitales

Los saldos del sismo del 19 de septiembre del 2017 están siendo revisados por los especialistas, en México y el extranjero. El terremoto de 7.1 grados de magnitud —en la escala Richter— produjo el colapso de 46 estructuras en la Ciudad de México, en las que fallecieron 219 personas. Hubo al menos otros 150 decesos en el Estado de México, Morelos, Puebla, Oaxaca y Chiapas.


Los saldos del sismo del 19 de septiembre del 2017 están siendo revisados por los especialistas, en México y el extranjero. El terremoto de 7.1 grados de magnitud —en la escala Richter— produjo el colapso de 46 estructuras en la Ciudad de México, en las que fallecieron 219 personas. Hubo al menos otros 150 decesos en el Estado de México, Morelos, Puebla, Oaxaca y Chiapas.

Investigadores de la Universidad Stanford determinaron que la mayoría de los edificios colapsados tenían menos de 10 pisos y se encontraban principalmente en dos zonas que se caracterizan por haber sido afectadas por periodos “predominantes de vibración”, entre uno y dos segundos, mismas que se ubican sobre depósitos de arcilla blanda cuyo espesor es de entre 25 y 40 metros.

Muchos de esos edificios —construcciones de cemento armado con un sistema de resistencia lateral consistente en losas planas sostenidas por columnas de hormigón— habían sido construidos antes de 1985. De ellos, 57% tenía un “primer piso suave”, una planta baja débil, carente de suficiente resistencia a las fuerzas de corte y un terremoto.

Y deberían haber sido reforzados o rehabilitados mucho tiempo antes, resumieron los especialistas David Jacobson y Ross Stein luego de revisar el análisis elaborado por Francisco Galvis, Eduardo Miranda, Pablo Heresi, Héctor Dávalos y José Ramón Silos para el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental del Centro de Ingeniería de Terremotos John A. Blume de Stanford.

¿Cuántos inmuebles tienen esas características y, por ende, están en peligro de colapso en futuros terremotos? Esa es la principal preocupación de los expertos, quienes concluyen que las estructuras construidas conforme a los códigos antisísmicos deberían estar extendidas por toda la mancha urbana.

Los terremotos de septiembre del 2017 en México provocaron daños económicos por más de 12,000 millones de dólares y los pagos por primas de seguro fueron por 1,700 millones de dólares, reportó SwissRe Institute en su reporte sobre catástrofes ocurridas el año pasado y que provocaron pérdidas por más de 337,000 millones de dólares a escala global.

El 7 de septiembre de ese año, un sismo de magnitud 8.1 sacudió el Golfo de Tehuantepec. Y el 19 de septiembre, el terremoto de magnitud 7.1 azotó el centro. El primer terremoto afectó poblados de las costas de Chiapas y Oaxaca, provocó 96 decesos y más de 14,000 viviendas resultaron dañadas o destruidas.

El terremoto del 19 de septiembre provocó daños considerados entre moderados a graves en al menos en 2,000 edificios y otras 80 construcciones quedaron destruidas. La mayoría de los edificios que se derrumbaron habían sido construidos antes de 1987, cuando se introdujeron nuevas disposiciones antisísmicas.

Los edificios que se vinieron abajo o resultaron dañados revelaron una configuración estructural deficiente y el incumplimiento de los nuevos códigos de construcción, expedidos después de los terremotos de septiembre de 1985.

La CDMX —destaca el estudio— sigue estando muy expuesta a riesgo de terremotos y muchos de los edificios más débiles de la ciudad se mantienen sin refuerzos desde entonces. Estas estructuras representan un gran riesgo para sus habitantes, y desafortunadamente, muchas de ellas cayeron durante un lapso de 15 segundos el 19 de septiembre.

En Chiapas, el terremoto destruyó muchos hogares porque no cumplían los últimos códigos de construcción. En la CDMX, en cambio, las nuevas estructuras construidas de acuerdo con las directrices no sufrieron daños. SwissRe concluye que la implementación de códigos de construcción antisísmicos reduce en gran medida la vulnerabilidad.

EFECTOS SECUNDARIOS

¿SPARRING? A 10 días del primer debate presidencial, existe la certeza de que Ricardo Anaya será protagonista. Y es que tendrá que encarar… En su entorno hay confianza porque no hay fondo en las acusaciones sobre su patrimonio inmobiliario y también porque el joven político queretano ensaya por lo menos una hora diaria sus discursos. ¡Órale!

PERDIDOS. La incursión de Univision en el mundo digital navega al garete. La empresa, en la que Televisa ha invertido fuertemente, ha tenido que hacer un ajuste, luego de un año y medio de pérdidas. Univision Digital estrena jefe en la figura de Sameer Deen, quien administrará GMG, The Onion y Univision.com, donde se había incubado el proyecto de Fusion, pero sus directivos, Felipe Holguín y Daniel Eilemberg ya están fuera. Mala jugada, sobre todo si se toma en cuenta que Eilemberg e Isaac Lee vendieron AnimalPolitico.com el año pasado.

CONEXIONES. Representantes de Global Tampa Bay —una iniciativa empresarial en EU para asegurar la continuidad de la alianza comercial entre Latinoamérica y esta ciudad del estado de Florida— han arribado a la CDMX encabezados por el mayor de esa ciudad y Craig Richard, CEO de Tampa Hillsborough Economic Development Corporation, quienes se reunirán con líderes de negocios mexicanos para discutir nuevas oportunidades comerciales. En el marco de la renegociación del TLCAN, en esta reunión también estarán la AMCHAM y el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior.