Minuto a Minuto

Deportes Argentina derrota a Canadá en el arranque de la Copa América
Y si no hubo felicidad plena fue porque Messi, pese a plantarse solo en dos ocasiones ante la meta canadiense, no marcó
Ciencia y Tecnología Biden prohíbe el antivirus ruso Kaspersky en EE.UU. por sus vínculos con el Kremlin
El Gobierno de Joe Biden anunció que planea prohibir la venta del antivirus ruso Kaspersky dentro de su territorio
Nacional Fiscalía de Oaxaca investiga muerte de tres migrantes en naufragio
La Fiscalía de Oaxaca informó que investiga la muerte de tres migrantes, cuyos cuerpos fueron hallados en una playa del Istmo
Nacional Migrantes y activistas lamentan un “sexenio de la muerte” en México en el Día del Refugiado
Entre los problemas que denuncian en el Día dl Refugiado están la discriminación de las autoridades mexicanas
Entretenimiento México repatriará 20 piezas arqueológicas de Estados Unidos en los próximos días
Las piezas recuperadas son pertenecientes a diferentes periodos y culturas, como la mexica, teotihuacana y totonaca

Hay mucho trágico y poco nuevo en las elecciones mexicanas del domingo 2 de junio.

Estamos viviendo en carne propia lo que hasta ahora sólo habíamos leído en libros, como tragedias de otros países: la conversión gradual de una democracia en una tiranía.

México no es la primera democracia corroída con los instrumentos de la democracia: no mediante un golpe de Estado, sino mediante la destrucción paulatina de los equilibrios y los contrapesos de la democracia, para dar paso a una hegemonía política cuyo puerto previsible de llegada es una tiranía o una dictadura.

El domingo 2 de junio una elección de Estado y una inesperada marea de votantes echaron para atrás los últimos vestigios de la llamada transición democrática mexicana.

Juntos, el gobierno y sus votantes, nos devolvieron de un golpe a un régimen de hegemonía política como el que durante décadas ejerció el PRI, sólo que corregido y aumentado, legitimado en las urnas.

Los votantes del 2 de junio desmontaron democráticamente los equilibrios de la democracia mexicana.

La elección de Estado no explica el tamaño de este tsunami antidemocrático. Hay algo más que elección de Estado en esta elección, hay también la voluntad del electorado de tener un gobierno fuerte, aunque sea incontrolable.

Confieso que no entiendo esa pulsión profunda y mayoritaria de los votantes. Pero el hecho es que los mexicanos han votado abrumadoramente por ponerle “segundo piso” a un gobierno de resultados desastrosos, cuyo proyecto explícito es volverse más poderoso, más políticamente indesafiable.

¿Por qué han votado así? No lo sé. Me propongo explorar sus razones. Pero son claras sus consecuencias.

Los votantes mayoritarios del 2 de junio decidieron ponerse sin reservas en brazos del siguiente gobierno, dándole los poderes necesarios para que haga lo que quiera con ellos.

Con los poderes y con los ciudadanos.

¿De qué tamaño será el uso y el abuso de esos enormes poderes otorgados democráticamente? Del tamaño que quieran los siguientes gobernantes. La votación del 2 de junio nos ha dejado en sus manos.

¿Eso es lo que buscaban los votantes? ¿Quedar en manos de lo que quieran sus políticos? No lo sé. Eso es lo que votaron el 2 de junio: un cheque en blanco para el gobierno siguiente.

Un cheque de poder sin contrapesos.