Los mexicanos necesitamos morfina


hector-aguilar1

Héctor Aguilar CamínDía con día

En la revista Lancet, la de mayor prestigio médico en el mundo, puede leerse esta historia, contada por un doctor indio:


En la revista Lancet, la de mayor prestigio médico en el mundo, puede leerse esta historia, contada por un doctor indio:

“Agonizando de dolor por un cáncer pulmonar, el señor S. vino al centro de cuidados paliativos del pueblo de Calicut, en la provincia de Kerala, de la India. Luego de un viaje de dos horas en camión, su lenguaje corporal no dejaba dudas sobre la profundidad de su sufrimiento.

“Le metimos morfina al señor S., entre otras cosas. Dos horas después se palpaba incrédulo. Nunca hubiera pensado que era posible aquel alivio del dolor.

“El señor S. volvió al mes siguiente. Lo esperaba una tragedia común para sufrientes y cuidadores: se había acabado la dotación de morfina.

“El señor S. dijo con toda calma: “Voy a regresar el próximo viernes, con una soga. Si las tabletas no están aquí todavía, me voy a colgar de ese árbol”.

Hasta aquel momento, el señor S. era uno de los 56 millones de personas que mueren sin acceso a la morfina y sus derivados. Entre ellos 2.5 millones de niños.

El mercado legal de los opioides es uno de los más desiguales de la tierra. Esta desigualdad es la causa de que persistan en el género humano dolores infernales que hace mucho tiempo sabemos evitar, como le quedó claro en dos horas al señor S.

La Comisión de Cuidados Paliativos y Alivio al Dolor, presidida por Felicia Knaul, publicó recientemente en la revista Lancet su informe sobre el increíble mal estado que guarda el mercado legal de los opioides.

Es un mercado de 298 toneladas, de las cuales solo 0.1 por ciento se distribuye en países de bajos ingresos. Me escribe a este propósito Julio Frenk, ex secretario de Salud y rector de la Universidad de Miami:

“El 50 por ciento más pobre del mundo cuenta con apenas 1 por ciento de la morfina, mientras que el 10 por ciento más rico tiene el 90 por ciento. Vivimos una auténtica crisis de sufrimiento innecesario, contrapunto paradójico de la crisis por abuso de opiáceos en Estados Unidos.

“México cuenta apenas con 36 por ciento de la morfina requerida, pero si uno considera todas las necesidades (cirugías, etc.), nuestra estimación es que México cuenta con apenas 4-5 por ciento de la morfina requerida”.

Los mexicanos necesitamos morfina.