Si esto fuera futbol, los diputados (con mayoría de Morena) hicieron un túnel. Porque es un blufeso de que se bajaron el sueldo: lo dejaron en lo mismo que hace seis años (74 mil 672 pesos) y mantienen ingresos extras que les permitirán ganar más dinero que el Presidente.

Así que, mucha frivolidad de termochallenge, pero es una verdad más grande que un templo que, la aplanadora del mandatario electo en San Lázaro, pasó por encima de la promesa de éste de que “nadie puede ganar más que el presidente de la República, se tiene que cumplir”.

Porque, además de esos 74 mil 672 pesos de salario, los 500 diputados federales van a ganar 45 mil 786 pesos por “Asistencia Legislativa” y otros 28 mil 772 pesos por “Atención Ciudadana”. Sí: el termo en público, pero el Vega Sicilia Único de siempre, en privado.

El ganador de la elección anunció que tendrá un sueldo de 108 mil pesos mensuales, y que no lo reducía más para dar chance de disfrutar el privilegio de participar en la Cuarta Transformación a quienes “trabajan ahora en otros lugares y que ganan esa cantidad”.

Sin embargo, los diputados devengarán 149 mil 230 pesos y el futuro presidente 108 mil: las cuentas están muy claras. Pero, aunque la Constitución establece que nadie puede ganar más que el Ejecutivo, el electo les enviará una iniciativa para “garantizarlo” a… los diputados.

Lo que sí es real es que los legisladores de hoy renunciaron al 28 por ciento de lo que ganaban los de las últimas dos legislaturas, al eliminar el seguro de gastos médicos mayores, seguro de vida individualizado, seguro de separación, vales de gasolina, vales de despensa y teléfonos celulares.

En cambio, fueron falsarios porque:

—Ganan más que el presidente y lo hicieron al grito de “Primero los pobres”

Fueron pérfidos porque:

—La ley que aprobaron obliga a todos los servidores públicos a ganar menos que el presidente… menos ellos.

Fueron incompetentes porque:

—Aprobaron la ley sin leerla siquiera, pues se refiere expresamente a entidades y organismos que ya ni existen, como “Distrito Federal” y el “Instituto Federal Electoral”.

Fueron negligentes porque:

—Su propia ley indica prisión de hasta por 14 años de prisión a quien gane más que el presidente, por tratarse de una “remuneración ilícita”.

Fueron desleales porque:

—La Ley Federal de Remuneración de los Servidores Públicos (ése es su nombre) es vieja de hace siete años y ni siquiera la actualizaron o discutieron en comisiones.

Pero van a San Lázaro con un termo de café hecho en casa, haciendo quedar mal a su jefe. Porque los ciudadanos creen que en eso consistirá…

La Cuarta Transformación.