“Cuando le preguntaron al presidente cuál era su brazo “menos dominante”, mostró el izquierdo”:
Florestán.

No cabe duda que el inicio de la aplicación de la tercera dosis de la vacuna anticovid a mayores de sesenta años, es un gran adelanto.

El jeringazo lo dio ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador durante la mañanera en Zapopan, cuando se la aplicaron, textualmente, después de los titulares de Salud, Defensa, Marina, Seguridad Ciudadana y Guardia Nacional.

Este booster será de AstraZeneca, independientemente del esquema completo que usted haya recibido, y se inició en seis entidades: Ciudad de México, Jalisco, Chiapas, Oaxaca, Sinaloa y Yucatán, sin que se explicara el criterio de selección, lo que confirma la incapacidad gubernamental cuando tienen almacenadas cincuenta millones de dosis y al 6 de diciembre hay 65 millones con la doble dosis, trece millones con una y más de veinte millones mayores de 18 años, para no hablar de cinco a 17, sin ninguna.

En medio de esto, que con todas sus limitaciones es un avance formidable, debo apuntar que el pasado 24 de junio, la COFEPRIS autorizó la aplicación de Pfizer a menores de 12 a 17 lo que era otro logro, pero la secretaría de Salud impugnó un fallo judicial que confirmaba esta aplicación, siguiendo lo que dice Hugo López-Gatell, arguyendo que no habían consultado a los menores y que estos debían decidir libremente si querían vacunarse o no, aun cuando desde el 30 de noviembre se empezó a inocular a adolescentes de 15 a 17, y sin que les preguntaran si querían.

Total, que el protocolo de vacunación en México se ha limitado por la decisión oficial de que el Estado lo monopolice y no delegue su aplicación en privados y gobiernos locales, lo que es un error, pues sería mucho mayor el número de vacunados,

Y así, los que faltan, que esperen.

Ya saben, el Estado soy yo; yo y la vacuna, claro.

RETALES

1. DESPLOME.- Son datos que no llegan a la mañanera, pero la inversión fija bruta de septiembre arrojó su tercera baja mensual al registrar una caída de 1.6 mil millones de pesos lo que la deja aún por debajo de su nivel prepandemia de enero de 2021 y el peor nivel en una década, pues es similar al de marzo de 2011;

2. HAMBRE.- De acuerdo a la FAO, en el gobierno del presidente López Obrador ha aumentado la población en situación de hambre a un promedio de un millón de mexicanos por año. En 2019 pasó de siete a ocho millones de personas y en 2020 de ocho a nueve millones. De esto no le dicen nada; y

3. PERFIL.- Empiezo a registrar un aggiornamento en Claudia Sheinbaum a partir del vestido off white que le recomendaron para la portada de El País semanal, en la que apareció mirando entre los visillos de una ventana de su oficina, al vecino Palacio Nacional. Ya invitó al presidente a que la acompañe en su tercer informe de gobierno. De ser así, todo estaría consumado a dos años.

Nos vemos mañana, pero en privado.