AMLO: populista y ortodoxo

JoaquinLDV4-BW

Joaquín López-DórigaEn Privado

Y anunció que por eso, por ser un mal funcionario, no lo propondría para un segundo término a partir de diciembre que Díaz de León termina su gestión

Parafrasea mal Fernández en Buenos Aires, dice que ellos llegaron en un barco de Europa. Con razón Argentina se hunde.
Florestán.

A los tres días de la elección, ayer, el presidente López Obrador anunció el nombramiento de Rogelio Ramirez de la O, como nuevo secretario de Hacienda, lo que tendrá que aprobar la Cámara de Diputados, y de Arturo Herrera como próximo gobernador del Banco de México, previa ratificación del Senado de la República, lo que será un mero trámite.

Todo se desató cuando, enojado porque el Banco de México no le entregaría este año remanentes por sus utilidades cambiarias, reclamó por qué en las administraciones anteriores sí los hubo y ahora no, y se lanzó contra su gobernador, Alejandro Díaz de León al que acusó de haber aprobado los créditos de Bancomext para financiar las compra de la planta chatarra que hizo Pemex, en octubre de 2015, cuando llegó a la dirección de ese banco al mes siguiente, noviembre con la operación ya autorizada.

Y anunció que por eso, por ser un mal funcionario, no lo propondría para un segundo término a partir de diciembre que Díaz de León termina su gestión.

Ante el vacío en el tiempo, López Obrador comenzó a hablar con Herrera hace tres semanas y ayer hizo el anuncio: se irá al Banco de México y en julio lo relevará en Hacienda un economista con todas las prendas personales y académicas, Ramírez de la O., lo que viene a confirmar que no juega con la economía y que será, como ha sido, respetuoso de la autonomía del Banco de México.

Porque podrá ser, sí, un populista, pero en finanzas públicas es un ortodoxo.

Ayer lo volvió a confirmar.

RETALES

1. FELIZ.- Qué bueno que López Obrador está feliz, feliz, feliz y que tome con sentido del humor lo que en otro estado de ánimo hubiera sido una agresión. Al comentar que recibió a Kamala Harris en la Puerta de Honor de Palacio Nacional con el trato de presidente, dijo, me camuqué, le dije presidente. Ya ven que dicen mis adversarios que ya estoy chocheando. A lo mejor en eso tienen un poco de razón. No soy infalible. Y así es. Nadie es infalible. Lo que pasa es que algunos no se perdonan. Pero es mejor así, presidente, con sentido del humor para lo que no es grave;

2. DESTAPE.- En la misma mañanera, y en el mismo ánimo, dijo que para saludar los triunfos electorales de Morena, iba a pedir permiso a Ricardo Anaya para celebrar con una caguama Pacífico, a lo que el panista respondió: Permiso concedido, presidente. Yo mientras aquí en la Ciudad de México celebro con una caguama Victoria. Y luego en Querétaro. Nos vemos en el 2024, se destapó el panista. Y no sé por qué no celebró el triunfo del PAN en Chihuahua. ¡Ah! Debe ser por Javier Corral; y

3. TRAUMÁTICO.- El morenista Víctor Hugo Romo no aguantó perder la reelección en la alcaldía Miguel Hidalgo, que daba por hecha, y ante la derrota en toda la línea, abandonó la plaza, pidió licencia y ya no volverá a su cargo, ¡Qué depre!

Nos vemos mañana, pero en privado.

Menú de accesibilidad