Qué fortuna es tener una fotografía de todo momento y poder observar con detenimiento lo que sucede.

Cartier Bresson decía que un buen fotoperiodista tenía que salir a captar a un personaje interesante, haciendo algo interesante en un lugar in te re san te para que la fotografía en realidad fuera un éxito.

La foto de la que hoy hablamos en este espacio no tiene mayor ciencia o un valor técnicamente extraordinario, pero los personajes, el lugar y el momento “la” hace in te re san te.

La escena es en el estado de Guerrero en la toma de protesta de Evelyn Salgado, hija de Félix Salgado Macedonio quien hizo de todo para que su hija llegara al poder y pudiera conservar sus influencias y su dominio.

Por obvias razones, los personajes que pertenecen al gremio de Morena estuvieron presentes porque las tribus así funcionan.

Pero aquí lo que hay que detenerse a afrontar y analizar es la sed de mostrar su apoyo a la “presunta” elegida por el presidente para liderar en las elecciones del 2024 representando al partido.

En este espacio lo he dicho varias veces y es que el interés tiene pies y también la mirada.

Basta con ver las miradas de Alfredo Ramírez Bedolla, gobernador de Michoacán, Cuitláhuac García, gobernador de Veracruz y la del propio padre orgulloso Félix Salgado Macedonio feliz de haber cumplido con su intención de colocarSE en el poder del estado.

Las miradas son para enmarcarlas, la pregunta aquí es si voltearían a ver a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México sin ningún tipo de conocimiento sobre su designación por el propio presidente como la indicada para contender en las próximas elecciones.

Las miradas, los aplausos, las posturas dejan claro el interés por estar donde tienen que estar, lo hacen porque saben que ella es la más cercana, la elegida y la que a los ojos de todos la que estará en el 2024.

Justo sentada a un lado de quien fuera acusado de violación y acoso a mujeres, ignorando a las mujeres, dándole peso a su rol como “elegida” y empoderada por el propio presidente del país.

La arrogancia de la jefa de gobierno de la CDMX comienza ser clara, no solo es la seguridad que ha ganado porque su cuerpo erguido y su participación en múltiples actos en donde no tendría por qué estar, lo dejan claro.

Vendrán más eventos y la presunción será más obvia. habrá que esperar cuántos más aparecen en las fotos esperando ser parte del exclusivo grupo que porta y viste el color guindo en su diario.

Lo que aquí vemos es la claridad de quién cree que levantar la mano es señal de una elección definitoria y también de que quien se cree intocable olvida que estar bien acompañada debe de ser una tarea a la cual hay que ponerse atención.

Claudia Sheinbaum en Guerrero
Crédito: Claudia Sheinbaum