Estamos a una semana de que los seis estados que se encuentran en campaña por su gubernatura tengan su elección, por lo que este fin de semana hubieron magno eventos en Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas.

Nos topamos con cuatro de seis estados que buscan ser gobernados por mujeres, en la contienda de Aguascalientes, Durango, Hidalgo y Quintana Roo aparece la posibilidad de que una mujer sea la ganadora. Acto que celebro y aplaudo, porque en nuestro país hace falta mayor eco en la voz femenina.

Aunque el problema sigue siendo, que aunque la mujer llegue, se enfrenta a un sistema conformado, en su gran mayoría, por hombres orillándola a tomar decisiones que mejor les beneficie según los intereses ya pactados.

Historia que ya es bien sabida y que nos encantaría ver al frente a más mujeres con voz de liderazgo y políticas públicas más cercanas a las necesidades del propio género.

Las fotografías de los eventos de cierre de los candidatos, me lleva a la reflexión, que aunque la mujer sea quien contiende como futura gobernadora, aparecen acompañadas por hombres, en su mayoría.

Como si se tratara de que los hombres tuvieran que validar la presencia, la experiencia y el conocimiento de quien aparecerá en las boletas el próximo fin de semana.

Por ejemplo, en Durango donde Marina Vitela de Morena,  cierra su campaña acompañada de quien también participa como futuro Alcalde del estado y del papá del legislador Antonio Pérez, mejor conocido como Checo Pérez. No hay fotos en donde se le de el triunfo a ella sola, sin la necesidad de hablar sobre la posible visita de Checo Pérez si es que ella es ganadora.

Mientras que el otro candidato, Esteban Villegas del PAN PRD fue acompañado de Marko Cortés, Jesús Zambrano, Toño Ochoa y la diputada federal Margarita Zavala, quien ni se ve, ni aparece en un lugar representativo.

En Hidalgo, Julio Menchaca de Morenta, estuvo rodeado de puros hombres, entre ellos Ricardo Monreal, mientras que Carolina Viggiano por la alianza Va por México aparece en una fotografía rodeada de ocho hombres en la primera fila.

En Oaxaca, los dos candidatos Salomón Jara por Morena y Alejandro Áviles del PRI PRD, cerraron campaña ellos solitos, como completos ganadores en solitario, pero acompañados de mujeres con playeras del partido  o ataviadas con flores y trajes típicos.

En Quitana Roo, en donde ambas candidatas son mujeres. Mara Lezama por Morena, aparece achicada por el Secretario de Gobernación Adán Augusto y relegada por empresarios locales para la fotografía de cierre. Mientras que Laura Fernández si bien fue acompañada por la senadora Xochitl Gálvez y Maru Campos, actual gobernadora de Chihuahua, lucen vestida de manera informal y se pierden entre el resto de la gente que aparece con la candidata.

En Tamaulipas, César Verástegui por el PAN, PRI, PRD arropado por Alito Moreno, presidente del PRI y más hombres en el escenario. Mientras que Américo Villareal de Morena, cerró acompañado de Claudia Sheinbaum, el Secretario de Gobernación Adán Augusto y Mario Delgado.

El único estado que apareció con mayor fuerza femenina fue en Aguascalientes, donde el PAN PRI PRD con Teresa Jiménez supieron colocar a Maru Campos y la senadora Josefina Vázquez Mota en lugares estratégicos para empoderar y apoyar a su candidata.

Mientras que por parte de Morena, la Secretaria de Economía, Tatiana Clouthier acompañó a la candidata Nora Ruvalcaba.

 

Pareciera que las mujeres políticas necesitan estar acompañadas de hombres para ser vistas y aprobadas, mientras que los hombres deciden utilizar a la mujer como acompañantes, si es que lo deciden de última hora.

Lamentablemente en nuestro país falta mayora atención y reconocimiento al poder femenino en la política. Más espacios que sean ocupados por sí solas, sin necesidad de imponerle una figura masculina para “ayudarle”.

Es una lástima que una candidata como Mara Lezama haya quedado visiblemente ignorada o ausente en su propio cierre de campaña, o Marina Vitela que también se convirtió en acompañante, en lugar de acompañada al ir por la gubernatura de su estado.

Más mujeres en la política, requiere también de equipos de trabajo leales y profesionales en llevar a sus candidatas a la altura de su experiencia y capacidad para gobernar.

Qué lástima.