Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

India entre piras

laura garza

Laura GarzaEnfoque Manual

India vive una situación de crisis que obliga a los países más poderosos a tenderles la mano a como de lugar

Cuando todo parecía que India, siendo el segundo país más poblado del mundo con más 1 billón de personas entraría en una crisis devastadora al inicio de la pandemia ocasionada por el Covid19, no fue sino hasta ahora a un año después.

Hoy el número de muertos está forzando a que cualquier área abierta como parques o terrenos funcionen como crematorios.

Cada día se suman más de 300mil contagios, una ola que está llevándose miles de historias y colocando ante los ojos de muchas escenas ruinosas que serán muy difícil poderlas olvidar.

En algunos espacios se creman entre 27 u 11 cuerpos, todo el día y durante toda la noche. Han comenzado a talar los árboles de los parques de Nueva Delhi para poder reunir suficiente leña para las cremaciones.

India es un país tan basto en historias y tradiciones que de este lado del continente podríamos cuestionarlas y no entenderlas, pero el hinduismo es más fuerte que cualquier razón científica.

El proceso de cremación bajo las reglas del hinduismo incluye este tipo de piras, con leña y madera de sándalo y si lo hacen de lado del Río Gánges el poder y la importancia de la despedida de los cuerpos que han muerto, son parte del ciclo de vida y de creencias de este país.

Se dice que el cuerpo es cremado de esta manera, porque éste solo es un vehículo que transporta el alma, la cual está en el interior. En este caso de emergencia, el protocolo o los pasos a seguir no son así, no es un ritual de despedida y agradecimiento, sino una acción de emergencia.

Los cuerpos comienzan a apilarse y no hay espacio para cremarlos de otra manera. No hay espacios para enterrarlos y ellos actúan bajo sus propias circunstancias, como siempre lo han hecho.

Un país con tanta gente, siempre está en un constante caos. Estar en un país como ese, es aprender a caminar entre todo y entre todos. La mezcla de olores es como un bombardeo directo para el olfato y al resto de los sentidos.

En Varanasi, donde fui testigo de estos rituales durante tres días consecutivos el olor se distribuía por los espacios abiertos y el sándalo, pero aquí con todo y las maderas los olores han de ser intensos.

La incineración comúnmente tarda hasta seis horas, por lo que entre un cuerpo y otro se toman entre 3 y 4 horas.

En la foto que hoy vemos podríamos imaginarnos una gran cantidad de cuerpos ya distribuidos en el piso en mera ceniza.; mientras que allá en donde aún quedan llamas encendidas, pueden ser cuerpos que no han terminado de ser consumados.

En el ritual de cremación dentro del hinduismo, me contaban y lo constaté de manera presencial, es que a la hora de encender las pilas de madera ye l cuerpo comienza a quemarse, los familiares, comúnmente hombres, están presentes hasta que suena un crugido fuerte que cualquiera puede distinguir. Eso significa que el hueso del cráneo ha tronado y el alma ha sido liberada, por lo que el resto del cuerpo que está en llamas, ya no tiene la mayor importancia.

Entonces los hombres que trabajan en los crematorios, caminan de arriba abajo, de un lado a otro mezclándose con las cenizas de hombres o mujeres que en este caso, han muerto por el Covid. A las afueras están los familiares llorando, y los fotoperiodistas captando escenas realmente desgarradoras.

La humanidad toca de nuevo un límite que nunca antes había conocido, una avalancha de muertes que se han hecho tan cercanas porque la vida nos ha cambiado a todos.

En India la vida siempre está en éxtasis, sin descanso, sin un hueco para esconderla, sin embargo hoy se les presenta más espacio para la muerte y la desesperación por encontrar espacios en hospitales y algún tanque de oxígeno disponible.

Ahora sí, India vive una situación de crisis que obliga a los países más poderosos a tenderles la mano a como de lugar.

 

Foto: EFE/EPA/IDREES MOHAMMED
Menú de accesibilidad