Al político se le juzga porque ese es el papel que juega: ser visto por todos.

Su vida pasa a ser pública y sus funciones únicas y exclusivas al bienestar colectivo, y allí es donde los ojos de todos están puestos en si hace o deja de hacer.

Hoy en día tenemos acceso a una cobertura desde que amanece hasta casi cuando se meten a la cama a dormir.

Las redes sociales han abierto un canal de vigilancia y una oportunidad para no depender de los medios de comunicación para informar  sobre las actividades diarias de todo aquel que esté involucrado en la política del país.

Después del éxito que tuvo un personaje como Bronco al atinar su mensaje a un sector que se informaba y apostaba por las redes sociales.

El resto ha sabido capitalizar lo que es tener vías de comunicación directas con la gente a través de una o hasta cuatro redes sociales.

El contenido como la joya de la corona.

En este 2021, Samuel García como candidato a la gubernatura de Nuevo León y su esposa Mariana Rodríguez en su rol de ‘influencer’  le dieron otro viraje a la comunicación política y digital.

Ganaron y la conexión 24/7 ha continuado, han sido disruptivos y seguirán siéndolo.

Lo que en realidad es, lo que se percibe y lo que la gente quiere ver y sentir, los hace pertenecer y hacerse parte de una vida ajena y privilegiada.

Estas últimas dos semanas la pareja regiomontana ha causado revuelo en las redes  con sus acciones.

La invitación de Gloria Trevi a acompañar a Mariana al DIF Capullo, a esta última llegar disfrazada de Cenicienta al Palacio de Gobierno del estado, su corte de cabello a la par de un chiquito que por temas de salud tenía que hacerlo y finalmente, el disfraz de ambos por Halloween.

El gobernador de Nuevo León fue de Buzz Lightyear y su esposa de dinosaurio para acudir de nueva cuenta al DIF Capullos.

Para quien no sepa, en este centro del DIF  se reciben a menores de edad en situaciones graves de violencia.

Chiquitos que han sido abandonados o que el propio DIF ha logrado rescatar de vidas muy complicadas y lamentables.

Cada una de las acciones de la pareja ha causado eco de inicio a fin en el mapa de nuestro país, y eso es señal de que quien los asesora o de quien decida compartir sin límite o sin filtros.

Las imágenes que hemos visto, las cuales también han sido enjuiciadas por miles de personas que los critican y les demandan más seriedad por el puesto que tienen,  están quedando rezagados en una era en donde este tipo de acciones suman, no restan y de una nueva manera de comunicar de los políticos.

Hay que aplaudir la jovialidad y energía con la que hacen las cosas, porque es raro ver a un político o a un gobernador que ya sintiendo el peso del poder se rehúsa a ponerse al nivel de la gente para verlos a los ojos o escucharles a la misma altura.

Hay muchos que con la investidura que portan se vuelan y la tierra se les aleja de la sensibilidad, se pierden entre el glamour y las reverencias ganadas después de elección.

Lo que vemos, es a una pareja joven, que se está aventurando a compaginar la formalidad de las funciones con la espontaneidad que es estar para la gente.

Y también vemos a una nueva generación que sabe que comunicar es tener presencia y está se traduce a acciones que sí permanecen en la mente.

Hay que aprender también a aplaudir, porque no todo es crítica y odio para los nuevos.

Hay que reconocer, lo que sí se vale.

Hay que aprender a aplaudir laura GARZA
Foto: Especial