Es lo que es

laura garza

Laura GarzaEnfoque Manual

Aquí vemos la protección inacabable de un padre hacia su hijo, el instinto más puro que la naturaleza nos ha dado a quienes somos padres

En 2018 John Moore se llevó el World Press Photo por aquella imagen que todos recordamos en donde aparece una niña llorando mientras a su madre era cacheada por la policía fronteriza de Estados Unidos en la frontera con nuestro país.

Una foto que no solo nos tocó las fibras más sensibles al ver cómo la niña lloraba de manera desconsolada por ver cómo la policía tenía a su madre y era separada de ella, sino que fue pieza clave para influir en la política estadounidense.

La tan sonada y ruda “tolerancia cero” del gobierno de Estados Unidos, esa que incluía la separación de los inmigrantes con sus hijos al ser detenidos, fue modificada gracias a esta imagen.

Quizá no fue “la” razón por la que se hayan modificado las reglas puestas por el presidente Donald Trump en ese tiempo, sino que influyó en exponer una realidad cruda y totalmente dolorosa.

John Moore uno de los mejores fotoperiodistas del mundo, continúa al pendiente de lo que sucede en nuestra frontera con Estados Unidos, al igual que hace tres años, ahora captura las escenas que se viven entre Ciudad Acuña y Del Paso, Texas.

Moore tiene más de 10 años recorriendo la frontera en las patrullas fronterizas, bajando y presenciando cualquier tipo de capturas o de persecuciones, sabe cómo es y sabe con quiénes hay que estar.

Es más allá que ir a documentar lo que sucede en cuanto una crisis humanitaria sin precedentes, sobre todo por las actitudes de ambos países en materia de políticas migratorias, sino porque allí dentro hay historias que se vuelven lejanas, distantes y confusas entre las noticias que se reproducen por distintos medios.

Es decir, sabemos “por partes” lo que sucede con quienes deciden cruzar países por sus propios pies, pero no logramos tener la escena completa o si quiera terminar de armar un rompecabezas en general.

Él sí, él tiene esa capacidad para adentrarse y mezclarse al mismo nivel de quien ha caminado sin descanso, de quien siente no poder más, de quien encuentra un sombra y la atesora como un cofre lleno de monedas de oro, de quien ha puesto en riesgo su vida y la de sus hijos, pero cree en lo más profundo de su fe, que llegará a mejor puerto.

John Moore ahora capta esta imagen de un padre que sujeta a su hijo de cuatro años, exhausto, entregado por completo a la seguridad que le da el pecho y el cuerpo de su papá, quien también cansado se mantiene alerta con la propia adrenalina de sobrevivir a un sueño y de la vida suya y de su pequeño.

No solo es que me identifique personalmente por tener a una hija de cuatro años, la cual puedo imaginar en mis brazos, su peso, su cansancio, el mío, mi pesar y su angustia o su pesar y mi arrebata angustia por ofrecerle una mejor vida y sobrevivir al largo camino que ha sido llegar hasta allí.

Moore tiene eso, no solo encuentra la escena, sino que lo que aparece en su encuadre son fibras cien por ciento emocionales y humanas, eso que las autoridades y las políticas no ven.

Aquí vemos la protección inacabable de un padre hacia su hijo, el instinto más puro que la naturaleza nos ha dado a quienes somos padres.

Nos traslada hasta la sombra en la que él ha decidido protegerse mientras piensa qué hacer al quedar acorralado entre la patrulla fronteriza gringa y la Guardia Nacional de nuestro lado.

La política es necesaria, las leyes son imprescindibles pero la falta de capacidad humana para responder ante una crisis de este nivel en la que nuestro país está totalmente involucrado resulta una falta de análisis y de atención a profundidad.

No solo estamos siendo el camino, sino que hoy por hoy, somos parte del problema y John lo fotografía así, directo y sin filtros: es lo que es.

padre haitiano con niño
Foto: John Moore / Instagram @jbmoorephoto
Menú de accesibilidad