Las certezas de Meade


alberto-aguirre1

Alberto AguirreSignos vitales

Arropado por el priismo, con la anfitrionía de la “fuerza mexiquense”, José Antonio Meade está listo para convertirse en candidato a la Presidencia de la República y dar la batalla, en defensa del legado peñista.


Arropado por el priismo, con la anfitrionía de la “fuerza mexiquense”, José Antonio Meade está listo para convertirse en candidato a la Presidencia de la República y dar la batalla, en defensa del legado peñista.

El gobernador Alfredo del Mazo Maza convocó a sus homólogos. Allí estuvieron Juan Manuel Carreras, Aristóteles Sandoval, Alejandro Murat, Omar Fayad, Alejandro Moreno, José Ignacio Peralta… Y a sus antecesores en el cargo: Ignacio Pichardo (quien nunca se levantó de su asiento), Emilio Chuayffet y Arturo Montiel (no coreó las porras ni aplaudió a los oradores).

“Los priistas nos sentimos orgullosos del hombre que nos representa”, sentenció, “y aquí está el priismo mexiquense que nunca se ha quedado corto, que siempre está echado o adelante, que trabajará para llevar a Pepe Meade a la victoria”.

Pero en el cierre de la precampaña, ni están todos los que son… ¿Ni todos los que son estarán? Entre los exgobernadores es notoria la ausencia, por motivos de salud, de Alfredo del Mazo González. Y de su sucesor, Alfredo Baranda García, nadie se acuerda.

Entre los exdirigentes del PRI, destacan Beatriz Paredes y José Antonio González en la primera fila (el otro Pepe Toño, el de Pemex, está en otra tribuna sin que las bases mexiquenses lo reconozcan). De los excandidatos presidenciales, sólo Francisco Labastida.

Hay ausencias notorias. Rosario Robles está en una gira internacional. Luis Videgaray se recupera de un severo cuadro infeccioso (influenza). ¿Y Miguel Ángel Osorio Chong? ¿Y Roberto Madrazo? ¿Y Manlio Fabio Beltrones?

El PRI administra su músculo. En este bastión tricolor, donde las centrales obreras cuentan con una amplia base, apenas hay 5,000 personas bajo la carpa donde solo Del Mazo y Meade usarán el micrófono.

¿Y los candidatos del PRI a las nueve gubernaturas en disputa? ¿Y los que competirán por las alcaldías o las diputaciones que estarán en juego el próximo 1 de julio en esta entidad?

En Tlalnepantla, la grada desborda a la cúpula priista. Meade interrumpe varias veces sus arengas para dar paso a las porras y las matracas.

“En este camino que he recorrido, hemos compartido la misma indignación frente a la injusticia y la corrupción”, decía sin que le siguieran con atención, “compartimos la esperanza de un México mejor. Nos hemos visto a los ojos y sabemos que podemos y vamos a mejorar”. En las primeras filas, la cúpula priista —en obediencia a las recomendaciones de la oficina del precandidato— se despojaron de chalecos y chamarras. Las gradas, de rojo intenso.

Después de 60 días de precampaña y 243 eventos de precampaña, el priismo abrazó a Pepe Meade en la tierra de en medio. Nada de los verdes, salvó la presencia del senador Carlos Puente. ¿Y Nueva Alianza? Su dirigente nacional, Luis Castro Obregón, había alistado a la fuerza turquesa, pero el equipo de Meade nunca confirmó una fecha. El conflicto de legitimidad en el SNTE retrasó la presentación de este ejército electoral del magisterio.

Arranca la intercampaña, periodo en el que el PRI definirá sus candidatos al Congreso federal por la vía plurinominal. Meade va al frente de un proyecto político-electoral enfocado a la continuidad y la defensa del legado peñista.

En las próximas semanas habrán de salir del gabinete aquellos que buscarán un escaño o una curul. La lista nacional para el Senado estaría encabezada por una mujer (Claudia Ruiz Massieu) y, después, todo es incertidumbre. Osorio Chong todavía deshoja la margarita…

Ayer en Tlalnepantla se dejaron ver José Calzada, Enrique de la Madrid, Ildefonso Guajardo, Rafael Pacchiano, José Narro y Gerardo Ruiz Esparza. Todos, con aspiraciones de figurar en las listas pluris, pero algunos de ellos quedarían en franja de riesgo.

EFECTOS SECUNDARIOS

¿BAJOS VUELOS? Michael Linenberg es uno de los analistas financieros más reconocidos dentro del sector aeronáutico y su más reciente informe sobre las aerolíneas latinoamericanas deja muy mal paradas a Aeroméxico y Volaris, quienes junto con Avianca son las únicas que no registraron mejoras en su rentabilidad operativa en el 2017; las mexicanas apenas tendrán una rentabilidad equivalente a una cuarta parte de la del resto del hemisferio. El discurso oficial es que el ramo vive una bonanza y, ciertamente, el número de pasajeros transportados en México ha crecido a tasas aceleradas en los últimos años. No obstante, parte de ese crecimiento ha sido en detrimento de la situación financiera de las aerolíneas, lo que debe encender más de una alarma en la SCT, mientras reportan márgenes operativos superiores a 50%, el AICM languidece y crecen las discrepancias entre los mandos que trabajan con Gerardo Ruiz Esparza: la subsecretaria Yuriria Mascott y el director de la terminal aérea, Alejandro Argudín, viven un pleito de pronóstico reservado. Y pronto rodarán cabezas…

#PORKYCAMERO. En redes sociales circula un video que alude al conflicto surgido en el colegio Westhill Institute por la expulsión del hijo del magistrado Jorge Arturo Camero Ocampo. Este escándalo debería preocupar al Consejo de la Judicatura Federal por este conflicto que ya trascendió luego de que ambas partes decidieran acudir a los medios —ya sean tradicionales o alternativos— para exhibir a sus contrapartes. Además de tráfico de influencias, el magistrado habría mentido sobre una supuesta enfermedad de su hijo. El hashtag #PorkyCamero fue trending topic la tarde del pasado viernes en México.

DIVIDIDOS. El encono entre los aspirantes a la presidencia de Concamin —Rodrigo Alpízar y Francisco Cervantes Díaz— puso en vilo a la membresía de esa agrupación. Y es que en las últimas horas, las llamadas telefónicas a los dirigentes de las cámaras pasaron del tono exhortativo al amenazador para cambiar la correlación de fuerzas. Pero el viernes pasado quedó esquivada una eventual crisis de legitimidad. Cervantes asumirá el cargo.

  1. Desmoches en el Senado

    Apenas si habían transcurrido 72 horas del triunfo de Andrés Manuel López Obrador, cuando comenzaron a aplicar las medidas de austeridad en el Senado de la República. A partir del 5 de julio comenzó un recorte hormiga. Antes de que concluyera ese mes, casi un millar de trabajadores —contratados por honorarios— ya habían dejado sus puestos y otro millar de personal comisionado a las oficinas de atención de los 128 integrantes de la Cámara Alta, también fueron liquidados.

    Continuar leyendo