Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

La mirada de Bartra

hector-aguilar1

Héctor Aguilar CamínDía con día

La Academia Mexicana de la Lengua difundió el jueves pasado un par de pasajes del ensayo que, sobre López Obrador, prepara su miembro de número, el antropólogo Roger Bartra

La Academia Mexicana de la Lengua difundió el jueves pasado un par de pasajes del ensayo que, sobre López Obrador, prepara su miembro de número, el antropólogo Roger Bartra.

Quizá no hay para López Obrador una mirada más incómoda que la de Bartra, porque Bartra lo ve críticamente desde la izquierda, un lugar del que el Presidente, su gobierno y su partido se sienten propietarios.

Lo que Bartra ve en ese conglomerado no es a la izquierda histórica mexicana de la que él procede, mucho menos a la izquierda democrática, reformista y liberal que Bartra juzga necesaria en México.

Lo que ve es a un movimiento populista y clientelar que en el fondo carece de proyecto, que ha perdido la batalla intelectual, lo cual “enoja mucho” al Presidente, y que ha empezado, en su desconcierto, la “deriva autoritaria” hacia un “poder impotente”, vale decir: “una condición en la que el poder autoritario se mueve sin rumbo, provocado por el desorden que reina en el gobierno y por la falta de salidas”.

La cuestión intelectual es clave, porque, en la visión de Bartra, y creo que da en el blanco, el fondo del problema del proyecto de López Obrador es que está asentado sobre una pobre comprensión del país que gobierna y del mundo que lo rodea. “El gobierno populista”, dice Bartra, “nunca llegó a entender las peculiaridades del capitalismo en México ni el muy complicado mosaico de diferentes capitalismos que hay hoy en el mundo.

“Avanzó con una nebulosa y primitiva actitud anticapitalista, sin tener una idea de lo que es la economía capitalista hoy en día, y se enredó en la complejidad de las estructuras económicas, dando palos de ciego”, (El Universal, https://bit.ly/3r91ZDd).

Un poder impotente, sin verdadero rumbo, sigue Bartra, “puede generar tensiones peligrosas que abran vías y escapatorias insólitas, sorprendentes. Podría impulsar las tendencias posdemocráticas que ya están presentes”.

Podría también hacer lo contrario: “desgastar la legitimidad del régimen, que no está logrando controlar la crisis de inseguridad y violencia homicida que vive el país”.

El desenlace, dice Bartra, “dependerá de la amplitud de las reservas democráticas depositadas en la ciudadanía y en los partidos de oposición”. Es el dilema político mexicano de 2021.

Menú de accesibilidad