La Fed adelanta posibles alzas en 2023

joaquin-lopezdoriga-jr1

Joaquín López-Dóriga OstolazaSin Fronteras

El comunicado de prensa fue prácticamente idéntico al de la última reunión de política monetaria, con la Fed reiterando que la recuperación todavía tiene un buen trecho por recorrer para alcanzar el objetivo de pleno empleo

Como era ampliamente esperado por el mercado, la Fed mantuvo la tasa de fondeo en el rango actual 0.0 a 0.25% por decisión unánime. Adicionalmente, la Fed mantuvo el programa de inyecciones de liquidez sin cambios en 120,000 millones de dólares al mes y no estableció ningún calendario para comenzar a reducir dichas inyecciones.

El comunicado de prensa fue prácticamente idéntico al de la última reunión de política monetaria, con la Fed reiterando que la recuperación todavía tiene un buen trecho por recorrer para alcanzar el objetivo de pleno empleo.

Sin embargo, lo más trascendente de la decisión de política monetaria fue la publicación de nuevas proyecciones macroeconómicas por parte de la Fed, cuyo contenido transmitió una clara señal de una postura menos acomodaticia a lo esperado por el mercado.

Lo más destacado dentro de los nuevos estimados de la Fed fueron los fuertes incrementos observados en los pronósticos de crecimiento e inflación para este 2021 y la señal de que la Fed podría adelantar las primeras alzas en la tasa de interés de referencia para el 2023. En concreto, la Fed elevó su rango de proyecciones para el crecimiento del PIB en el 2021 a 6.3-7.8% desde 5.0-7.3% en marzo (la mediana subió de 6.5 a 7.0 por ciento).

Aunque los rangos de crecimiento del PIB para el 2022 y 2023 sufrieron algunos cambios, la mediana de estimados se mantuvo en 3.3 para el 2022 y aumentó de 2.2 a 2.4% para el 2023. En el caso de la inflación, el rango para el 2021 pasó de 2.1-2.5 a 3.0-3.9% (la mediana se incrementó de 2.4 a 3.4 por ciento).

La inflación subyacente también sufrió una importante revisión al alza para el 2021, con la mediana de estimados pasando de 2.2 a 3.0 por ciento. Siguiendo la narrativa de que el brote inflacionario es un fenómeno temporal, los rangos de inflación para el 2022 y el 2023 observaron cambios mínimos y la mediana para esos años subió de 2.0 a 2.1% para el 2022 y de 2.1 a 2.2% en el 2023. Mientras tanto, los estimados para la tasa de desempleo se mantuvieron prácticamente sin cambio en 4.5% para el 2021, 3.8% en el 2022 y 3.5% en el 2023.

La realidad es que la mayoría de estos cambios son un reflejo de lo que el mercado ya venía anticipando desde hace un par de meses, que la actividad económica comenzó a acelerarse y que los indicadores de inflación empezaron a dispararse por arriba de lo esperado. Sin embargo, el cambio más importante en las proyecciones de la Fed fue en lo que respecta a la tasa de interés de referencia para el 2023.

Anteriormente, las proyecciones eran consistentes con el discurso de la Fed, señalando que dicha tasa se mantendría sin cambios hasta por lo menos el 2024. En concreto, las proyecciones nuevas muestran un incremento en la mediana de estimados de la tasa de interés de referencia para el cierre del 2023 de 0.1% en la publicación de marzo a 0.6% en la de ayer.

Entrando al detalle detrás de la mediana, la gráfica de puntos o dot plot (que muestra las proyecciones de la tasa de interés de referencia de cada uno de los miembros del FOMC) muestra que 13 de los 18 miembros anticipan por lo menos un alza en el 2023. Es decir, solamente 5 de los 18 miembros esperan que las tasas se mantengan sin cambio hasta el 2024, en comparación con 11 de 18 miembros en la publicación de marzo.

Adicionalmente, el dot plot denota que 11 de los 18 miembros esperan que para el cierre del 2023 la tasa se ubique por lo menos 0.5 puntos porcentuales por arriba de su nivel actual, lo cual denota dos incrementos de un cuarto de punto cada uno. Resulta curioso que la Fed haya transmitido la señal de adelantar el proceso de alzas en casi un año sin antes abrir la discusión sobre una posible disminución en el programa de inyecciones de liquidez.

Aunque Jerome Powell intentó mandar un mensaje más dovish en su conferencia de prensa, la realidad es que las revisiones a las proyecciones han adelantado el calendario para el comienzo del alza en tasas. No debemos sorprendernos si la discusión es cuándo iniciar el tapering, en el segundo semestre de este año y que éste comience a principios del 2022.

Menú de accesibilidad