La disputa por Chihuahua

alberto-aguirre1

Alberto AguirreSignos vitales

El panista Mario Humberto Vázquez Robles presidirá la mesa directiva y tomará la protesta —dentro de cinco días— a María Eugenia Campos Galván, quien se convertirá en la primera gobernadora de Chihuahua

En la última semana de su sexenio, Javier Corral Jurado habría preferido evitar los reflectores. Ayer 2 de septiembre, que se instaló la LXVII Legislatura del Congreso de Chihuahua, el gobernador saliente envió como representante personal a su secretario general de gobierno, Luis Fernando Mesta Soulé. Una sesión solemne y además histórica, pues como segunda fuerza política, Morena asumió la presidencia de la Junta de Coordinación Política, a través del coordinador de su bancada, Edin Cuauhtémoc Estrada.

El panista Mario Humberto Vázquez Robles presidirá la mesa directiva y tomará la protesta —dentro de cinco días— a María Eugenia Campos Galván, quien se convertirá en la primera gobernadora de Chihuahua. Así concluirá un año convulso en el que Corral Jurado pasó de sostener una áspera relación con la Federación a objetar abiertamente la nominación de la exalcaldesa de la capital chihuahuense a la que quiso procesar judicialmente, bajo cargos de cohecho y uso ilegal de atribuciones. En concreto, por su presunta inclusión en una “nómina secreta” que habría controlado el exgobernador priista César Duarte Jacques.

Atrapado en esa pugna quedó Juan Carlos Loera, postulado por Morena para competir contra Campos. La coordinación de los 10 delegados de los programas federales en aquella entidad no le sirvió para igualar el posicionamiento de la exlegisladora y alcaldesa con licencia, quien supo convertir el veto del mandatario estatal en una de sus principales virtudes mediáticas.

Decretado el resultado favorable a la candidata panista y con una entrega-recepción que no destacó por su fluidez, la gobernadora electa advirtió públicamente sobre el grave problema que afrontan las finanzas estatales (con una deuda contratada con la banca comercial por más de 64,000 millones de pesos y un déficit de 14,000 millones al cierre de la administración) y adelantó que aunque lo suyo tampoco es la venganza, no puede dejar de someter a los funcionarios salientes a un severo escrutinio.

Una poderosa señal de distensión vino de la Fiscalía Anticorrupción de la administración saliente, quien se desistió de la causa y solicitó al poder Judicial cerrar el proceso que Corral Jurado inició contra Campos Galván por supuestamente haber recibido sobornos del exgobernador priista (ambos fueron compañeros de legislatura en San Lázaro) quien hace cinco años se evadió de la justicia mexicana y actualmente espera su extradición en una cárcel de Miami, Florida.

Pero una misiva de Duarte Jaques contra el mandatario saliente, divulgada ayer por la prensa local, tuvo efectos telúricos entre la clase política no obstante que su autenticidad fue cuestionada. “Usaste al gobierno para saciar su amargura, venganza y revanchismo, nunca para el beneficio de los chihuahuenses”, se queja en la larga reclamación difundida anoche, “sólo eres una triste simulación. El tiempo nos dará la razón, y el juicio de los chihuahuenses será implacable”.

Corral Jurado deberá entregar su cargo justo dentro de cinco días a Campos Galván y entonces tendría que rendir cuentas. Al pleito por la “nómina secreta” sumará la quiebra técnica en las arcas estatales, ahogadas por los créditos con la banca comercial. En riesgo inminente, el político juarense podría caer de pie. Y que nadie se sorprenda si pronto es incluido en el gabinete federal.

Efectos secundarios
EXPECTATIVAS. Con el arranque del mes, en Agroasemex y FIRCO quedan a la espera de buenas noticias. Y es que apenas antier se oficializó la salida de Javier Delgado, quien estuvo al frente de ambas dependencias clasificadas como estratégicas en el sistema de financiamiento rural junto con FOCIR y la Financiera Nacional para el Desarrollo. El nuevo encargado deberá contar con el voto de confianza de los titulares de Agricultura y Hacienda.

ELECCIONES. José Luis Vargas Valdez perdió todos los apoyos y sin opciones acudió a la sesión privada en la que tenía que elegirse al nuevo presidente de la sala superior del TEPJF. El ministro Arturo Zaldívar mantuvo hasta el final sus tareas conciliatoria y por unanimidad, Reyes Rodríguez Mondragón fue ungido sin competencia interna. Sus primeras expresiones fueron para convocar a la unidad.

Menú de accesibilidad