La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), tiene muy malas noticias par el sector pesquero mexicano luego de que despierten del puente o primer fin de semana largo del festivo del 5 de febrero por la conmemoración de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Y es que este lunes inició el plan de restricciones portuarias para los pescadores mexicanos. ¿Qué sucedió?, que en un informe bianual que entregó la NOAA al Congreso de Estados Unidos en agosto del año pasado se dejó claro que pescadores mexicanos cometían actos ilegales al pescar en aguas norteamericanas, pero van más allá porque se habla de pesca de especies de loto valor y de
captura de tortugas marinas en peligro de extinción aunque de esto último se habla que se ha dado de manera incidental. Total que el problema aunque ya estaba en advertencia no se intervino para solucionarlo.

Pero de hecho se sabe que la Secretaria de Economía, Tatiana Clouthier Carrillo, está enterada, y ha tratado sin éxito darle solución al tema. Sí bien la 4T ahora se “truena los dedos” este problema ya tenía advertencia en el periodo del presidente Enrique Peña Nieto, cuando a su administración entre 2015 y 2017 le hicieron saber este grave problema, pero es hasta 2019 cuando la Cuarta Transformación lo toma en sus manos pero no hacen lo suficiente para detenerlo, y ahora vemos que los mexicanos dedicados a este negocio no podrán por falta de certificación llegar a las costas de Estados Unidos.

Así entonces el tema fundamental en todo esto es que los que pescan en el Golfo de México, prácticamente ya tienen sobreexplotado todo el territorio donde pueden hacerlo, y nada más no encuentran productivo su negocio, es por ello que han llegado a esos mares de nuestro vecino del norte. Nadie pensó seguramente que esta fecha llegaría dónde México no sabe qué hacer para solucionar el tema o al menos no quiere invertir ni tiempo ni dinero para hacerlo.

Mire usted, basta recordar que Octavio Almada Palafox, titular de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) estuvo presente en una reunión en el Senado de la República donde cómo político adelantado a sus tiempos dijo que tomaría medidas para encontrar una pronta solución, pero hoy vemos que sus esfuerzos no han sido prósperos, incluso las mesas que hoy lleva de análisis, donde está presente el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, el Consejo Directivo de la Cámara Nacional de las Industrias Pesquera y Acuícola (Canainpesca), de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y funcionarios norteamericanos, tampoco han ayudado de mucho. Quizá falte hacerle saber a Estados Unidos que en el pasado, en 2018 importó cerca de cinco toneladas de huachinango de México, lo que representó 33 millones de dólares. ¿Para cuando piensan desempolvar los proyectos de trazabilidad existentes que han sido exitosos?. ¿Esperan que Ecuador y Corea que hoy son certificados por la Unión Americana les digan cómo hacerlo?, veremos.

[email protected]
@juliopilotzi