Interesante documento el que difunde The Competitive Intelligence Unit, ya que a lo largo de un análisis, afirma que históricamente el sector de las telecomunicaciones en México, ha padecido de la falta de competencia efectiva con sus marcados efectos adversos sobre la disponibilidad, asequibilidad y calidad de los servicios que se ofrecen a los consumidores. El señalamiento va encaminado a las elevadas obstáculos que existen por competidores económicamente preponderantes que han provocado condiciones adversas para el ejercicio de inversiones para el despliegue de infraestructura.

Hoy aún cuando se exigen mejores condiciones, hay complicaciones para implementar ofertas competitivas, viabilidad operativa y financiera. Pero eso no es todo, ya que se afirma que en la reconcentración de Ingresos y márgenes, existe aún, una incapacidad sistémica para fortalecer la competitividad ya que pareciera que todo se encamina a favor del Agente Económico Preponderante del Sector de las Telecomunicaciones (AEP-T). Y mire usted, ya que el más fuerte del mercado ostenta una participación de mercado de 71.4%, superior a un nivel observado de 64.5% registrado en el primer trimestre de 2017 (1T-2017).

Sus más cercanos competidores han flaqueado detalla el documento, se han debilitado por las condiciones poco competitivos, los únicos que han rescatado fuerza son los Operadores Móviles Virtuales (OMV), esto ha puesto en entredicho sus inversiones pues quién va querer invertir en un escenario poco favorable, lo que supondría poner en riesgo la viabilidad económica del segmento en su conjunto en el mediano y largo plazos. Pero además de lo anterior se sugiere que pronto habrá desregulación al preponderante para dar libertad tarifaria y hasta la entrega de televisión de paga, lo que se calcula podría suceder a finales de año.

Lo que se habla es de conductas discriminatorias y dilatorias por parte del preponderante, además de un alza discrecional de precios del servicio que podría traducirse en una mayor reconcentración de mercado en ingresos. Transitar a una oferta convergente de cuádruple (telefonía fija, móvil, internet y TV de paga) o quíntuple play, se abriría a una desregulación delicada. Y más aún ya que otra peligrosa barrera es el elevado costo de adjudicación y aprovechamiento del espectro radioeléctrico, donde ya han empresas que han regresado
frecuencias por ese problema al que se enfrentan al no representar un atractivo donde se señala sobreprecio de hasta 85% respecto al promedio de países.

¿Qué se tendría que hacer para mejorar este escenario?. Se detalla que lo primero sería implementar mecanismos eficaces, ¿cómo lograr eso?, las recomendaciones están basadas y encaminadas por lo señalado por la Organización de los Estados Americanos (OEA) donde
se busca una plena conectividad vía la competencia efectiva en los países que la integran, pero va más allá, ya que se recomienda el despliegue de infraestructura en zonas sin cobertura y promover la transición a redes de nueva generación, regresar también al régimen de terminación de llamadas asimétricas ‘cero’ para los competidores para impulsar la competencia vía inversiones y calidad del servicio por parte de los operadores distintos al AEP-T.

Verificar el cumplimiento efectivo de las medidas de compartición de infraestructura pasiva y desagregación de la red local, implementar sanciones en caso contrario. Llevar acabo la separación estructural del AEP-T como remedio para impedir conductas discriminatorias encaminadas a obstaculizar el desarrollo de operadores competidores. Negar absolutamente, categóricamente la entrada del AEP-T al mercado de TV de paga, por los adversos efectos de reconcentración y en contra de la competencia efectiva.

La medición de la preponderancia debe incluir el componente de ingresos, al ser un indicador de capacidad de inversión, ejercicio de recursos publicitarios, atracción de proveedores, reconcentración de mercado. Implementar también una política fiscal integral para la conectividad que contemple la reducción de costos económicos por la tenencia de espectro radioeléctrico para los operadores competidores distintos al AEP-T. Interesante pues lo que deja claro el derecho de los consumidores, acceder a servicios de telecomunicaciones de calidad, ahora la mira está puesta en la decisión de las autoridades, y sobre todo de los reguladores en un tema de gran debate donde todas las voces deben ser escuchadas.

Barbosa Cruz Azul

Desde Puebla nos informan que el equipo cercano al gobernador de ese estado no lo cuida, y es que hace unos días Miguel Barbosa subió una foto a redes en la que presumía su encuentro con los cuestionados dirigentes de La Cruz Azul. El detalle es que la directiva que encabezan José Antonio Marin y Víctor Velázquez tienen procesos abiertos sobre la legalidad de sus cargos en la Cooperativa, lo que impide que se ostenten como directivos, además de que Velázquez tiene abiertas al menos otras 26 carpetas de investigación por diversos temas. El gobernador tendrá que jalar algunas orejas.

[email protected]
@juliopilotzi