Hablar de un Pumas-América es sin duda hablar de un clásico, si bien es cierto muchos años se puso en mesa de discusión si ésta rivalidad tenía argumentos para ponerlo como uno de los juegos más atractivos de nuestra liga, las identidades de cada club, la pasión en la tribuna, el orgullo propio, pero sobre todo aquellas finales de de la década de los 80, hicieron de esta rivalidad un clásico de nuestro futbol.

Foto: Pumas.
Foto: Pumas.

Si bien es cierto los archivos señalan que el primer América-Pumas se dio en 1962, la rivalidad comenzó 20 años después, cuando Pumas confirmando su categoría y la producción de jugadores de primer nivel, se puso de tú a tú con el poderoso América de los 80, si tuviéramos que señalar el momento en que nació la rivalidad este tendría lugar en La Corregidora de Querétaro en 1985, donde un polémico arbitraje de Joaquín Urrea fue protagonista de un tercer juego de desempate de la primera final entre cremas y universitarios.

Foto: América.

Tres años después Pumas mostró cara en la ida de la gran final de la temporada 1987-1988, no obstante, en la vuelta, Adolfo Rios se convirtió en el villano universitario y confirmó su futuro como portero de Pumas. La tercera fue la vencida para Club Universidad, corría la temporada 1990-1991, aquella prometedora generación auriazul terminó con los fantasmas y con un gol histórico de Ricardo Ferretti, Pumas por fin había derrotado al América en una final.

Foto: Pumas.

Desde entonces y ya en la era de torneos cortos, las finales no han podido darse entre Pumas y América, los antecedentes señalan 6 enfrentamientos donde los de Coapa han salido vencedores en 5 de ellos, y en 4 han terminado campeones, por su parte, los universitarios sólo ganaron en 2015, torneo en el que acabaron campeones.

La historia señala que el vencedor de esta llave apunta el título, y es aquí donde el análisis tendría que colocar al América de nueva cuenta como favorito, no obstante, nuestra liga y la inercia universitaria, podría entregar una sorpresa típica de Liguilla. Los 14 puntos de diferencia entre América y Pumas no deberían dar motivo de duda sobre quién debe avanzar, sin embargo, el equipo de Andrés Lillini vuelve a tener tintes heroicos, su presente está lleno de confianza, situación que seguramente entregará una llave muy atractiva.

Foto: Pumas.
Foto: América.

Del otro lado América presume ser el equipo más regular del torneo, la excepción en la liga, solo que ello de poco sirve en una liguilla donde terminar campeón es lo único que funciona en Coapa, el trabajo de Santiago Solari ha sido muy destacado desde una ventana resultadista, pocos como el América para ganar duelos sin merecerlo del todo, la presión en Coapa deben saber manejarla, una liguilla se juega diferente y eso Solari tendrá que tenerlo presente, si no quiere ser el villano de UNA CLÁSICA RIVALIDAD.

Foto: Pumas.

HASTA LA PRÓXIMA

Por José Luis Cuevas.

Comentarista Deportivo, Narrador y Reportero

Twitter: @JLUIS_CUEVAS