No importa que el INE me sancione, los diputados lo van a desaparecer, declaró el titular de Gobernación Adán Augusto López, a quien igual que al dirigente nacional de Morena Mario Delgado y tantos otros morenistas incumple su juramento de respetar y hacer respetar las leyes.

Es cierto que el presidente Andrés Manuel López Obrador le ha dado vuelta al marco legal con libérrimas interpretaciones de la ley, como declarar el tramo 5 del Tren Maya “asunto de seguridad nacional”, pero hace mal el oficialismo en interpretarlo como una licencia o línea de Palacio Nacional.

Uno supone que malinterpretan al presidente, porque si tal licencia fuera implícita en acciones y dichos presidenciales, mal anda “la revolución de las conciencias” si promueva la ilegalidad. Hasta Juárez se revolcaría en su venerada tumba.

Washington podría ser rudo en 2023

Antes de las elecciones legislativas para la Casa Blanca es inaceptable ser rudos con el Gobierno de México. A principios del próximo año, ganen o pierdan la mayoría, los demócratas podrían pensar cómo cobrar los agravios, los reales y los imaginarios.

Los norteños memoriosos sabemos lo ruda que puede ser la diplomacia estadunidense cuando se sienten agraviados. Los demócratas pueden ser más rudos como Trump, sin publicitarlo. Preocupa que en México tengamos que parafrasear al histórico Almirante Yamamoto: “hemos despertado a un tigre que estaba dormido”.

Preocupa, porque el costo no lo pagan los funcionarios que engallados buscan la confrontación, ni los autores del diagnóstico de que “Estados Unidos ya está en decadencia”, no, el costo de una confrontación lo pagarán con más pobreza y más desigualdad los ciudadanos del México real.

Los traemos como hilachos, dirá la DEA

Hay quienes, soñadores, suponen que la extradición del narcotraficante Rafael Caro Quintero significará una mina de oro de información para las agencias de inteligencia norteamericanas, especialmente para la DEA.

Muchos especulan y hasta tiernos arrebatos de wishful thinking hacen suponer que ya en territorio estadunidense Caro Quintero dirá lo que quieren los norteamericanos, para conseguir benevolencia, como otros personajes mexicanos del narco.

Serenos, pequeños saltamontes, al septuagenario no lo quieren en Estados Unidos por información, lo quieren para darle ejemplar castigo por matar a un agente estadunidense de la ley. La advertencia es nunca más, la aplicación del antiguo “civis romanus sum” que dada inmunidad a cualquier romano.

Notas en remolino

En la mañanera de ayer es posible que la norteña reportera que criticó al presidente haya sido poco educada al interpelarlo, pero es una indecencia, que le hayan lanzado a la turba de linchamiento en las redes sociales… Por cierto ¿alguien del gobierno ha revisado la premisa de depender de las hidroeléctricas para el suministro de energía, cuando todos predicen anuales sequías de aquí al 2050?… Tiene razón la secretaria de Economía Tatiana Clouthier, al pedir paciencia en el caso de las consultas en el marco del T-MEC por reclamos de Estados Unidos por la política energética de México. Si México llegara a perder el litigio, es muy posible que el fallo final, llegara cuando ya hubiera alguien más en Palacio Nacional… Estuvo ayer en el despacho Presidencial, la ministra de la suprema Corte Loretta Ortiz. Y luego nos sermonean con eso de la separación de poderes… Recordemos siempre este sabio proverbio judío: “Con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver” …