Minuto a Minuto

Nacional Samuel García compró terreno millonario para construir megacasa en San Pedro
El terreno comprado por Samuel García se encuentra en una zona exclusiva de San Pedro, con un valor comercial estimado de 700 mdp
Internacional #Video Hombre salta de barco hacia una orca; fue multado por acoso animal
En Nueva Zelanda, un hombre fue multado por saltar desde un barco hacia una orca, con el fin de tocarla
Deportes Cruz Azul revela primeras imágenes de su nuevo estadio
Víctor Velázquez, presidente de Cruz Azul, reveló en redes sociales un video con imágenes de la nueva casa cementera
Entretenimiento Shakira, Enrique Iglesias y Los Tigres del Norte encabezan el festival Bésame Mucho
La próxima edición del festival Bésame Mucho, se celebrará el próximo 21 de diciembre en Los Ángeles, con Shakira encabezando el cartel
Nacional Sobreseído amparo que impedía celebrar corridas de toros en Guadalajara
Desde el pasado 25 de noviembre la segunda plaza de toros más importante de México tuvo que cancelar su temporada taurina en Guadalajara

Queda claro que la policía no. Ni siquiera cuando, como ocurrió el lunes en Acapulco, ocho hombres que se enfilaban a tomar el aeropuerto pateaban con sevicia a un policía estatal que se desangraba en el suelo.

La orden del gobernador Rogelio Ortega es categórica: soporten mientras la violencia de los manifestantes no toque a personas. Y como no queda claro si los policías forman parte de la categoría de “personas”, la indignación post-Ayotzinapa tiene, por lo pronto, permiso para golpear, medio matar policías.

El sábado a las puertas de Palacio Nacional también se agredió resueltamente a la fuerza pública. El incentivo es muy alto para que, al grito de “¡todos somos Ayotzinapa!”, los grupos sociales que no están perdiendo la oportunidad de transmutar la tragedia en botín multipliquen los ataques contra la autoridad.

La Policía Federal tiene instrucciones parecidas. Aguantar, aguantar, porque lo peor sería obsequiar una imagen de represión a quienes parecen buscarla entusiastamente. ¿Qué hacer entonces?

La encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica, levantada el lunes, puede dar un norte. A la pregunta de si los propios manifestantes pacíficos deben denunciar a quienes realicen actos de vandalismo o violencia, un sorprendente 69 por ciento de guerrerenses y 74 por ciento de mexicanos respondieron sí.

Me sumo a esa mayoría. Es hora de dolor, indignación, protesta. Pero no puede ser tiempo de robar, herir, denigrar, matar. Tiempo de canallas.

Llamemos a las cosas por su nombre. La violencia después de la tragedia está siendo patente exclusiva de algunos grupos, de algunos manifestantes.