Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Haiga sido como haiga sido

héctor herrera

Héctor Herrera Argüelles

Cuando Felipe Calderón fue declarado ganador de la elección presidencial del 2006, y ante las críticas de López Obrador, el michoacano acuño en una sola frase todo el proceso: “Gané…, haiga sido como haiga sido”

“Los analfabetas del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer o escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender”, Alvin Toffler

Cuando Felipe Calderón fue declarado ganador de la elección presidencial del 2006, y ante las críticas de López Obrador, el michoacano acuño en una sola frase todo el proceso: “Gané…, haiga sido como haiga sido”. En la frase, se resume el principio maquiavélico de “el fin justifica los medios”.

Pragmático como es Felipe Calderón, fue el enganche entre el sexenio de Fox y el de Peña, y en este periodo de 18 años, se gestó de acuerdo con la narrativa presidencial, un “aparato organizado de poder” para utilizar el erario público como botín para alimentar intereses individuales y de grupo.

El Caso Lozoya tiene múltiples vectores que implican a políticos y ex funcionarios de varios partidos políticos. El reciente video donde aparecen dos asistentes del ahora gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez y del senador Jorge Luis Lavalle, ambos panistas, es apenas la punta del iceberg. Las ligas de Bejarano se quedan chicas ante las maletas de los asistentes de ambos políticos. Bejarano pisó la cárcel por el asunto de las ligas, el video de las maletas también tiene forma de rejas.

En el radar del gobierno de la 4T se ubican los ex presidentes Calderón y Peña. Ambos vinculados a Odebrecht y al tema de la reforma energética.

Sin embargo, Calderón tiene dos frentes abiertos. El flanco de García Luna quien es juzgado en los Estados Unidos por narcotráfico y lavado de dinero, y el flanco doméstico, en donde es señalado por sus vínculos con la empresa Odebrecht y su filial Etileno XXI.

El Presidente López Obrador ha sostenido que ante las pérdidas acumuladas de Pemex por los acuerdos firmados por las administraciones de Calderón y Peña para el proyecto Etileno XXI, consorcio conformado por Brasken, filial de la empresa brasileña Odebrecht, es necesario revisar lo que llama “contratos leoninos” e incluso cancelarlos.

Israel Rodríguez, periodista de “La Jornada”, asegura que en el gobierno de Calderón, funcionarios y empresarios “urdieron un plan transexenal para privilegiar a una compañía privada en detrimento de la industria petroquímica nacional”, lo que ocasionó solo entre 2016 y 2018, pérdidas por 6,500 millones de pesos.

El Proyecto Etileno XXI se ha beneficiado de un contrato a largo plazo para obtener de Pemex, el suministro de gas etano a precios con descuento de hasta un 30 por ciento respecto a la cotización del mercado internacional.

Señala Rodríguez que “el contrato de suministro de etano es un negocio privado que hoy en día se ve beneficiado de los subsidios directos que recibe de lo que antes era Pemex Gas y Petroquímica”,

El Caso Odebrecht, la venta de la planta de Agronitrogenados, la promoción de la reforma energética y la Estafa Maestra, son apenas una muestra de la corrupción que el actual gobierno ha encontrado. En ello no hay venganza, sino un proceso de justicia en construcción.

Sin embargo, el quid de la lucha contra el “aparato organizado de poder” que encabeza el Ejecutivo, tiene como ariete a la Fiscalía General de la República. Quien denuncia está obligado a probar sus dichos.

En esta cruzada anticorrupción, le va el presente y el futuro al proyecto político del presidente. Si tiene éxito enjuiciando a los ex presidentes, tendrá un triunfo inédito, pero si fracasa en el intento, sus expectativas de supervivencia estarán en duda.

Ahí radica la importancia del Caso Lozoya, puede ser el Olimpo o la caída de la 4T.

De la libreta

  1. Hay otra de Calderón. Durante su gobierno se apostó a la inversión en la empresa española Repsol. La Auditoría Superior de la Federación encontró que, del 2 de septiembre al 2 de noviembre del 2011, Pemex “invirtió” 11.6 millones de pesos en acciones de la compañía española. Un año después, el precio cayó dejando pérdidas por 18,410 mdp. Reportes financieros de Pemex en Estados Unidos indican que la empresa se deshizo de las acciones entre 2014 y 2017. La “inversión” de Calderón en Repsol costó al erario público 33.8 mdp.
  2. Dicen en Campeche que Rafael Caraveo “el señor de las bolsas”, se ha hecho en los últimos años de hoteles y restaurantes en su estado natal, pero también afirman que por años ha sido “prestanombres” del senador Jorge Luis Lavalle, quien forma parte del grupo de Calderón y era amigo personal del fallecido Juan Carlos Mouriño, ex secretario de Gobernación del ex presidente.

Contacto: @HectorHerreraAR

[email protected]

Menú de accesibilidad