Tras desmentir reportes de inteligencia calificándolos como una “mentira” e “invención” de occidente, el presidente ruso Vladimir Putin invadió Ucrania con un despliegue masivo de misiles, aviones y tropas, no visto desde la II Guerra Mundial.

Así, inició el “brutal acto de guerra” -como calificó la OTAN esta injustificada invasión-, que dejará una masacre de civiles, destrucción, crisis humanitaria y un caos económico mundial de devastadoras consecuencias.

El objetivo de Putin es derrocar al gobierno del presidente Volodymyr Zelenskiy e impedir que la ex-República Soviética se incorpore a la OTAN, lo que dificultaría sus sueños de eventualmente revivir el Pacto de Varsovia y reconstruir la desaparecida URSS.

La invasión se planeó con el argumento de desplazar tropas para “mantener la paz” en las provincias separatistas de Donetsk y Luhansk, de Ucrania, luego de reconocer su “autonomía”.

Sin embargo, al amparo de la noche, una lluvia de misiles contra arsenales militares, aeropuertos y objetivos estratégicos y el despliegue de tanques y fuerzas terrestres en las principales ciudades de Ucrania en 3 frentes, generó pánico y desesperado éxodo de millares de personas a Polonia y naciones vecinas.

El cobarde ataque a Ucrania generó la enérgica condena de todo el mundo, incluso en Moscú, donde el periodista Dmitry Muratov, Premio Nobel de la Paz en 2021 y destacados intelectuales rusos criticaron la invasión.

Además, se han anunciado fuertes sanciones económicas orientadas a golpear el sistema financiero de Rusia y a oligarcas que integran el círculo más cercano de Putin, imponiéndoles controles para eliminar su liquidez, como la exclusión de Rusia del sistema de pagos internacionales SWIFT, con el que se hacen transferencias bancarias en todo el mundo.

Las sanciones -orientadas a bancos, oligarcas y empresas de alta tecnología de Rusia- tendrán un profundo efecto negativo a largo plazo en el 80% del sistema bancario ruso, en su economía y sistema financiero, de acuerdo con el Departamento del Tesoro de EU.

Bielorussia también pagará el precio de su complicidad con la invasión rusa a Ucrania. También se anunciaron sanciones contra bancos, industria de defensa y funcionarios del gobierno de ese país.

El Pentágono desplazó más de 9,000 soldados y aviones de combate a la región, que vigilarán una zona de exclusión de vuelos rusos sobre el espacio aéreo de Ucrania.

En una rara muestra de bipartidismo, en Estados Unidos, tanto demócratas como republicanos, condenaron la invasión rusa y externaron su solidaridad con Ucrania, sugiriendo el envío de más ayuda militar.

Otros más, cercanos a Trump, explotan la crisis acusando al presidente Joe Biden de fracasar en el intento de disuadir a Putin para impedir y ahora contener el mayor conflicto bélico desde la II Guerra Mundial.

Como era de esperarse- sólo Donald Trump -quien llegó a la Casa Blanca con ayuda de Putin- Mike Pompeo, quien confesó su “admiración y respeto” por Putin, a quien calificó de “sabio y talentoso;” republicanos que lo siguen minimizaron la brutal invasión rusa a Ucrania, diciendo que “Putin solo está protegiendo los intereses de su país y que es la OTAN, la fuerza agresora”.

Trump dijo que la maniobra de Putin, reconociendo autonomía de las provincias separatistas Donetsk y Luhansk “fue genial”.

“Putin declaró independiente una gran porción de Ucrania; (cuando solo reconoció la autonomía) y eso fue maravilloso”, dijo Trump y propuso que Estados Unidos haga lo mismo en su frontera con México.

Ignorante y desinformado como de costumbre, Trump trató de criticar la inteligencia del presidente Joe Biden, basándose en información que no comprendió, aventurándose a afirmar que “Estados Unidos decidió participar en esa guerra, realizando operaciones anfibias de desembarco en Odessa, Ucrania” lo que corrigió Laura Ingraham, conductora de FoxNews.

También quiso usar la entrevista para sugerir que el presidente Biden “estaba perdido en acción”, en lo que le corrigió Ingraham, informándole que el mandatario sigue de cerca la situación y se comunicó en horas de la noche y madrugada con integrantes del G-7, lo que Trump “desmintió” diciendo que “tal vez estaba dormido”.

Inspirado en el ejemplo de Vladimir Putin, quien trata de permanecer en el poder más allá de 2024, cuando termina su 2o., período de 6 años, promoviendo reformas legales que le permitan postularse en 2024 para otros 12 años, hasta 2036, el expresidente Donald Trump, aún asediado por numerosas investigaciones se prepara.

Sigue al pie de la letra la implementación de un plan para crear la infraestructura que le permita recuperar el poder y mantenerlo largo tiempo, sugerido tal vez por Putin, en más de 5 encuentros y una decena de llamadas telefónicas que tuvieron.

Bajo absoluto control del partido r, Trump ha logrado que:

1.- Sus seguidores crean a ciegas en un “fraude electoral” que nunca probó y no existió, intensificando sus campañas ahora con apoyo de una red social que, paradójicamente denominó “Truth Trump” para difundir falsedades.

2.- Asumir el control absoluto del partido, del que ha depurado a republicanos que demostraron su patriotismo defendiendo la democracia y la Constitución y no se prestaron a su manejo caprichoso y arbitrario, con fines personales o filtraron información que le impidió conseguir sus objetivos.

3.- Que gobernadores y legislaturas controladas por Republicanos, reformen leyes estatales electorales, con el objetivo de suprimir el voto de minorías, que favorece a demócratas.

4.- Redistribuir anárquicamente distritos electorales, para diluir el voto de minorías y demócratas.

5.- Intimidar y forzar a renunciar al personal encargado del conteo de votos, supervisión de votación, jueces encargados de resolver disputas electorales y eliminar la participación de secretarios de estado, para sustituirlos por una burocracia incondicional a él, que minimice denuncias de irregularidades denunciadas por demócratas y magnifique las republicanas.

6.- Sustituir a congresistas que no le son incondicionales, por candidatos de ultraderecha, sin conocimiento ni experiencia, pero “obedientes y cooperativos”, a los que apoya con fondos de campaña selectivos, que antes manejaba el Comité Nacional Republicano.

7.- Crear una potencial burocracia republicana que le sea 100% incondicional, para llenar todos los cargos de una eventual administración, si decide lanzar su candidatura, cuyo compromiso no sea con el país, la Constitución o la democracia, sino con él.

8.- Alinear a grupos terroristas domésticos como los Proud Boys, Oath Keepers y otros, como apoyo armado para eventos como el asalto al Capitolio, que incitó.

Y otras medidas, como promover la creación de comités que vigilen, ahora, con el argumento de investigar la practica Der abortos, como ahora ocurre en Texas, pero que podrían generalizarse, para convertirse en algo similar a los Comite de Defensa de la Revolución (CDR) en Cuba o Comités de Defensa Sandinista, (CDS) en Nicaragua.

*Texto reproducido con autorización del autor y publicado en L.A. TIMES.