Los Yankees de Nueva York de los 30’s y 40’s es considerada por muchos la primera dinastía en dominar las Grandes Ligas. De 1936 a 1943 los del Bronx ganaron siete campeonatos de la Liga Americana y seis Series Mundiales. De 1949 a 1964 fue la época de “oro” para este equipo, ganaron catorce campeonatos de Liga Americana y nueve Series Mundiales, la segunda de la tres dinastías Yankee en la historia del béisbol profesional, la última siendo más reciente de 1996 al 2003 donde ganaron seis campeonatos de Liga Americana y cuatro Series Mundiales. 

Así como Nueva York podemos incluir a los Cardenales de los 40’s, Rojos de Cincinnati y Atléticos de Oakland de los 70’s. Estos equipos son simplemente un ejemplo de las dinastías que han tenido las Grandes Ligas ya que ayer se unió un nuevo invitado y son los Gigantes de San Francisco, al haber obtenido un nuevo título y su tercero en las últimas cinco temporadas (2010, 2012, 2014). El equipo californiano es la nueva dinastía del béisbol profesional de los Estados Unidos y el manager Bruce Bochy un ídolo ya que él ha sido el responsable de conseguir estos tres últimos títulos, Bochy se convierte en el décimo manager en conseguir tres campeonatos de Serie Mundial, los otros nueve se encuentran en el Salon de la Fama, en Cooperstown, Nueva York, donde Bochy estará en un futuro. 

Fue una gran serie, los Reales estuvieron a un hit de mandar el juego a extra innings pero la historia y reconocimiento se lo llevo el lanzador zurdo Madison Bumgarner quien en mi opinión ha sido la actuación más destacada de un pitcher en una Serie Mundial. Burgarner lanzó siete entradas del primer juego donde gano 7-1, el domingo en el juego quinto lanzo juego completo ganando 5-0 y ayer con solo dos días de descanso entro en la quinta entrada como relevista ganando su equipo el juego 3-2 y domino a los bateadores de Kansas City permitiendo solamente dos hits en cinco entradas lanzadas, termino con una efectividad de 0.25, algo IMPRESIONANTE.

 El jugador más valioso de la Serie Mundial se une a Rawly Eastwick ex Rojo de Cincinnati como los únicos pitchers con al menos dos victorias y un salvamento en una misma Serie Mundial, Eastwick lo logro en 1975. A Burgarner se le comparara con peloteros como Babe Ruth, Bob Gibson, Reggie Jackson, Randy Johnson, Curt Schilling y David Ortiz por mencionar algunos, no por su trayectoria como beisbolista pero si como “héroes” que gracias a su esfuerzo individual lograron que su equipo gane la Serie Mundial.

Felicidades a los Gigantes de San Francisco, la nueva dinastía de Major League Baseball.