“No ahorres lo que te sobre, gasta lo que te sobre después de ahorrar” dice Warren Buffet. Ya sé que estar citando a multimillonarios no nos acerca, ni remotamente a esa vida “libre” de preocupaciones financieras.

Esta es una de las frases (como muchas otras de finanzas personales) muy manoseada. Lo cierto es que dicen por ahí que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. ¿Por qué no repetir un buen consejo mil veces hasta tatuarlo en nuestra cartera?

Pero, por qué pienso que es importante repetirla hasta el cansancio: lejos de ser una mentira, tienen implícita una gran tarea para el cuidado de nuestro dinero. Además, repetirla casi como mantra puede ayudarnos a enfocar nuestros esfuerzos financieros.

El dinero es para gastarse. Si no, para qué tanto esfuerzo y trabajo en conseguirlo. Gastar es una de las partes más divertidas del dinero. Y no me refiero a pagar cuentas sino a gastar el dinero en algún viaje o gusto personal.

Lo importante de este consejo radica en el momento de gastar, que es después de ahorrar. Nos invita a tener presente que ahorrar debería ser lo primero que tendríamos que hacer al recibir nuestra quincena. Pagarnos a nosotros primero. ¿Para qué? Para que podamos gastar ese dinero, pero en el futuro. Sin tener que pagar por pedir prestado o para cuando ya no seamos tan productivos.

Hace algunas colaboraciones hacíamos número sobre lo que implica para nuestro futuro que primero gastemos sin ahorrar para nada. Ahorrar primero es para que esta acción sea lo primordial en nuestra mente al recibir la quincena y para nuestros esfuerzos productivos actuales.

Si lo hacemos al revés, como dice la frase: ahorrar lo que nos sobre después de gastar, NUNCA vamos a ahorrar ningún peso. Porque, seamos muy honestos, siempre salen miles de gastitos que no tenías contemplados y al final de la quincena hasta hay que terminar pidiéndole prestado a un banco (alias-tarjeta de crédito) ¿Si o no?

Lo repito constantemente y es mi mejor mantra: “el presupuesto es la mejor manera de decirle a nuestro dinero a dónde ir”. Si no tienes un presupuesto que implique el seguimiento de gastos y la asignación consiente de tus recursos para cosas que de verdad quieres o necesitas, el dinero siempre te faltará. Siempre estarás endeudado o tendrás un montón de cosas que en realidad ni necesitas ni te hacen feliz y mucho menos te proveen de un futuro digno.

Necesitas pagarte a ti primero. En tu presupuesto debe aparecer un rubro que sea ahorro. Hay miles de opciones para hacerlo. Desde Cetes Directo hasta Planes de ahorro para el retiro. Privados y del gobierno. Existe una gama enorme de opciones a las que puedes recurrir para que automáticamente te quiten dinero de tu cuenta y lo pongan a trabajar por ti. En tu beneficio. ¿Por qué no vas buscando una? Te puedo ayudar con mucho gusto. Mándame un correo o un tweet a @MarijoCodesal y lo platicamos.

Mucha gente piensa que tiene los gastos muy justos, que apenas le alcanza para vivir y por lo tanto, no tiene dinero para ahorrar. Y aunque en algunos casos es verdad, la mayoría de nosotros solo tenemos desorden financiero. No tenemos presupuestos y por eso, cuando vamos al banco vemos que toda nuestra quincena se consumió. Obvio, no queda nada para ahorrar.

El truco está en conocer tu patrón de consumo. Ver a dónde se va el dinero. Ordenar nuestros ingresos y repartirlos dando prioridad a las necesidades. Los deseos que tenemos también deben tener una cantidad asignada. Ya dijimos: el dinero es para gastarlo. Solo así, en papel (o Excel), en blanco y negro, podemos saber cómo nos estamos portando con nuestro dinero. Puede ser que encontremos mejores maneras de usarlo.

¿Por qué no hacemos un tallercito de confección de presupuestos? Creo que a muchos les serviría empezar por ahí. Si te interesa apúntate aquí y vamos viendo si organizamos algo concreto para trabajar. Pero si no eres muy de “grupos” puedes empezar tu solo. Te regalo una plantilla de presupuesto para que ordenes tus finanzas tú solo. Me la puedes pedir aquí.

 

Es importante que te pongas manos a la obra y que sigas este valioso consejo: Gasta lo que te sobra después de ahorrar.

 

¿Quieres saber la mejor parte?

Que si controlas tu dinero te darás cuenta que puedes lograr mucho más de lo que imaginabas y disfrutarlo en el camino. Además, un buen ahorro te permite alcanzar tus sueños y metas en la vida.

No dejes de enviarme tus dudas, preguntas e intereses por correo. También podemos seguir esta conversación por las redes sociales. Aquí hay una oreja y una compañera para viajar al fascinante mundo de las finanzas personales.