Pocos equipos han destacado tanto en el fútbol mexicano profesional como las Chivas de Guadalajara de los años 50’s y 60’s, el Cruz Azul de los 70’s, el América de los 80’s y por supuesto el que considero unos de los mejores equipos de las últimas dos décadas del fútbol mexicano, el bicampeón Necaxa de las temporadas 1994-1995 y 1995-1996, última temporada que se jugó un torneo largo.

El equipo dirigido por Manuel Lapuente no tenía una debilidad en esa alineación, la delantera la comandaba Ricardo Peláez junto con el chileno Ivo Basay, el ‘’Matador” Luis Hernández al igual que Sergio “El Raton Zarate” entraban de cambio, en la media se encontraban dos ex capitanes de la selección mexicana como lo fueron Alberto García Aspe e Ignacio Ambriz y quien mejor para complementarlos que Alex Aguinaga, considerado uno de los mejores extranjeros en jugar en el balompié mexicano, en la defensa no era tanto el talento sino las ganas que ponía cada jugador y estos eran José Maria Higareda, Eduardo Vilches y el “Picas” Octavio Becerril junto con Gerardo Esquivel, la portería era liderada por Nicolás Navarro.

Recuerdo ambos títulos en el Estadio Azteca como si fuera ayer, primero contra Cruz Azul y al año siguiente fue un empate global en la final ante el Celaya que contaba con Emilio Butragueño, pero por el gol de visitante que consiguió Peláez en el juego de ida fue suficiente para conseguir el bicampeonato.

El Necaxa no tuvo el mejor inicio en ambos torneos pero como avanzaba la competencia el equipo mejoró y llegó de muy buena forma a las liguillas

Estos son los torneos que realmente gran parte de los aficionados queremos que regresen. En los torneos cortos hay poco margen de error para los equipos y si uno no tiene un buen inicio ya tiene que estar pensando en el siguiente de torneo. Los jugadores viven mucha incertidumbre ya que cada cinco o seis meses pueden estar cambiando de equipo y eso representa en cambio emocional no nadamas en el jugador sino en toda su familia.

En lo deportivo los torneos cortos han dejado mucho que desear, en ocasiones los equipos se tardan tiempo en alcanzar su nivel óptimo. Estamos a menos de un mes que inicie el torneo Clausura 2015 y todavía no termina el Apertura 2014, con qué nivel van a llegar los finalistas considerando sus vacaciones y poco tiempo de preparación que van a tener de cara al próximo torneo.

Un perfecto ejemplo es que mientras el América y los Tigres se preparan para la final, algunos equipos como son las Chivas se encuentran también entrenando pero para el siguiente torneo.

Ha de ser de las pocas ligas profesionales en el mundo donde sucede esto. Las mejores ligas del planeta, es decir las europeas cuentan con un torneo de liga largo (Agosto-Mayo) y ahí no exista la liguilla, simplemente gana el que haga más puntos, que si lo vemos desde un punto de vista deportivo es lo más justo, pero siempre la liguilla va atraer más entusiasmo e interés por parte de los aficionados y por supuesto el gran negocio que representa.

Los torneos largos, por el bien del fútbol mexicano deben de regresar.

@sportsmanmx