La reunión virtual de Jackson Hole

enrique-campos1

Enrique CamposLa Gran Depresión

Por lo pronto, el primer retraso en la recuperación que se hace evidente con la cancelación es la de este centro de esquí en las montañas, ahí muy cerca del parque nacional de Yellowstone

El primer mensaje contundente de la acreditada reunión de la Reserva Federal en Jackson Hole, Wyoming, es que se canceló el simposio presencial de los integrantes del Comité de Mercado Abierto para hacer en su lugar una reunión virtual. Una más, como todas las que tuvieron en esta pandemia, previas a la llegada de las vacunas.

Este es el encuentro más emblemático de los banqueros centrales del sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos y suele ser el lugar donde se lanzan señales importantes del futuro de la política monetaria estadounidense.

De hecho, se preparaba el escenario para que Jerome Powell detallara los planes, plasmados en la más reciente minuta de reunión de política monetaria, para iniciar la retirada de estímulos monetarios en el camino hacia una normalización de la política monetaria.

Es inevitable que el banco central estadounidense tenga que concluir con su estrategia de híperliquidez con la que ha ayudado a la recuperación económica y eventualmente inicie un proceso de elevación de sus tasas de interés. La pregunta permanente, que todos quieren conocer la respuesta antes que el resto de los participantes del mercado es cuándo.

Así que, el hecho de haber cancelado el simposio presencial de Jackson Hole de este año y regresar a los encuentros virtuales, por el incremento de contagios de la variante Delta de la Covid-19, es toda una declaración de política monetaria sobre la paciencia que todavía hay que tener para retirar los estímulos en una economía que no puede ya cantar victoria sobre la pandemia.

Por lo pronto, el primer retraso en la recuperación que se hace evidente con la cancelación es la de este centro de esquí en las montañas, ahí muy cerca del parque nacional de Yellowstone.

De hecho, antes de la cancelación del evento presencial en Wyoming la expectativa generada por Jerome Powell era tener paciencia con la estrategia monetaria. Prevalece la visión de una mayoría de analistas que la inflación es temporal.

Esto se suma a la explícita paciencia que han manifestado al interior de la Fed con los niveles inflacionarios en torno a 5% anual y no a 2% que suele ser la meta para el índice general de precios estadounidense.

Además, temas que pudieran parecer tan inconexos con la evolución de los precios, como la salida abrupta de las tropas estadounidenses de Afganistán, pueden acabar por afectar el desempeño económico.

La decisión final de salir que asumió Joe Biden fue música para los oídos republicanos, que si bien con su expresidente Donald Trump, empezaron esta complicada fase de retirada, el que ahora paga las facturas es el mandatario demócrata.

La sensación de inseguridad ante los grupos extremistas, patrocinadores del terrorismo, puede llegar a generar también temores entre los consumidores y con ello retrasar los planes de regularización monetaria.

En fin, desde la perspectiva frenética de los mercados y sus reacciones inmediatas y a veces exageradas, la cancelación del simposio presencial de Jackson Hole de este jueves y viernes, es una razón más para creer que la fiesta de los dólares baratos seguirá durante algún tiempo más.

Hay que recodar que cualquier movimiento en la política monetaria de los Estados Unidos provoca una onda expansiva que llega a todo el mundo incluidos, por supuesto, los mercados mexicanos.

Menú de accesibilidad