El teatro de defender a los ciudadanos

laura garza

Laura GarzaEnfoque Manual

Lo que vemos no es ignorancia es apatía total, una falta de respeto y un abuso de poder para Deborah y todos los padres que se encuentran en la misma situación

Los diputados federales deben de cumplir con distintas funciones en su puesto que fomenten, contribuyan, coadyuven, participen y promuevan distintos tipos de acciones que sumen, que aporten a las distintas causas, con leyes que beneficien de manera directa a México y sus ciudadanos.

Llegan por tres años para representar a las y los ciudadanos que votaron por ellos y los eligieron para representarlos, razón suficiente para sentirse halagados y comprometidos con ellos.

Ocupar un espacio en el Palacio de San Lázaro debería de recordarles diariamente que están allí por y para los ciudadanos.

En fin.

Lo que hoy vimos por parte de la diputada de Morena Merary Villegas ante Deborah Medina, una mujer y madre de un niño que no ha recibido sus quimioterapias es totalmente inaceptable.

No se necesita tener algún tipo de conocimiento especial para darse cuenta del alto nivel de indiferencia, desinterés y apatía que muestra una mujer frente a una madre que pide de rodillas “vida” para su hijo.

El video es una ofensa para todos los padres que están pasando por una crisis de este nivel en sus hogares y en sus vidas: sus hijos muriendo por la falta de medicamentos y tratamientos en enfermedades relacionadas con el cáncer.

Las imágenes hablan por sí solas, las fotografías que comenzaron a circular el día de hoy son una ruptura humana, un agravio directo de quien se cree poderosa y potentada frente a quien está sufriendo y te hace una solicitud directa: “quiero medicamentos para que mi hijo viva”.

La mirada como uno de los elementos fundamentales para crear conexión con otra persona; atender al otro, al que está frente a mi es mirarlo a los ojos de manera directa y a su nivel.

La madre desahuciada decide hincarse en clara señal de auxilio, un acto que no es común ni mucho menos fácil de hacer, porque también nos coloca en un nivel altamente vulnerable e incluso humillante, cuando se trata de hacerlo frente a alguien de poder.

Deborah lo hizo para atraer la atención de una mujer, que ocupa un lugar en el que puede influir en las leyes actuales y en la defensa de la vida de quienes antes sí tenían acceso a medicamentos y tratamientos y ahora no.

La diputada decide mantenerse en esa posición, en la que la coloca como “alguien que puede”, se queda de pie, cruza sus brazos en señal de defensa y desinterés, la mira hacia abajo como pleno desdén y la deja allí mientras se voltea y no la vuelve a ver más.

Lo que vemos no es ignorancia es apatía total, una falta de respeto y un abuso de poder para Deborah y todos los padres que se encuentran en la misma situación.

La diputada olvidó que ella es la voz de los ciudadanos y eso incluye a Deborah, se hizo la que nos sabe que ponerse al nivel es escuchar a la misma altura, le dio la espalda a una causa que no debería de ser un tema a discutir y eso fue un oprobio para un país entero que observa cómo los derechos más fundamentales comienzan a ser ignorados por quienes se creen potentados por un color y parte de una transformación que se ha convertido en un cataclismo a la defensa de la gente.

Lo que vemos es el teatro de quien ganó y aceptó un cargo para defender a los ciudadanos, nada más.

Merary Villegas
La diputada de Morena, Merary Villegas.
Menú de accesibilidad