CARLOS MARÍN

El INAH encuera al juez

El INAH encuera al juez


Hasta los menos doctos lo saben: los asuntos del Derecho son de simple sentido común.

Escandaliza por lo mismo que un juez federal de amparo haya frenado las obras del Metrobús Reforma con argumentos ajenos a la realidad.

Para emitir su fallo, el juzgador (que se opone también a las fotomultas) usó con desaseo un oficio de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del INAH en que se asienta: “La avenida Paseo de la Reforma es monumento histórico por determinación de ley, por lo cual solo es factible llevar a cabo obras de mantenimiento, conservación y rehabilitación en dicha vía”, y que “el Bosque de Chapultepec en su Primera Sección fue declarado monumento histórico el 9 de febrero de 1931”.

Ajá. ¿Y?

Los trabajos que ordenó suspender no quiebran una sola ramita del bosque ni pellizcan siquiera un centímetro cuadrado de la avenida “monumento”.

Para su vergüenza, el coordinador nacional de Monumentos Históricos, Arturo Balandrano, dejó ayer a la intemperie al juez: “No somos protagónicos de la suspensión, no solicitamos el amparo. Ese lo interpuso una asociación civil ecologista…”.

cmarin@milenio.com