La decencia y el respeto han sido desplazados del discurso público.
Florestán.

El presidente López Obrador tiene sus obsesiones discursivas entre las que me ha colocado señalándome a veces como enemigo, a veces como adversario, lo que he rechazado cada vez que me pone en esos terrenos de riesgo.

            Y sus seguidores así lo escuchan y así lo asumen: enemigo y adversario, lo que me coloca en una zona de peligro que denuncio y asumo.

            Invoca su ejercicio de libertad de expresión y hasta derecho de réplica, cuando uno y otro son, esencialmente, de los gobernados por la posición de privilegio y recursos de los que dispone López Obrador como presidente de la República, empezando por su esquema de seguridad militar, que niega, pero que lo protege a él y a su familia, en su palacio y los desplazamientos de todos, como sus antecesores. En eso no ha cambiado nada, y me parece bien por el cargo que ocupa.

            Pero desde ese blindaje palaciego dispara impunemente en las mañaneras sin consideración alguna de lo que su violencia verbal crónica puede influir en su feligresía, lo que representa un grado de responsabilidad ante hechos violentos que pudiera provocar.

            Y le doy los datos publicados por la agencia Spin, de Luis Estrada: en los mil 704 días de gobierno, hoy inicia sus últimos catorce meses, ha encabezado mil 148 mañaneras.

            De ese total, soy el segundo periodista más mencionado por él, 158 veces, que equivale a 18 por ciento de sus conferencias, casi una de cada cinco. Pero el acoso ha ido en aumento. En 2019 me aludió dos veces; en 2020, seis; en 2021, 38; en 2022, 51 y en los siete meses de este año lleva 59.

            Así el asedio presidencial contra este reportero y solo le reitero que no soy su adversario ni su enemigo porque no quiero que el presidente sea mi adversario, como a veces se comporta, y menos mi enemigo, que ya sería más grave.

            Pero el hostigamiento presidencial es permanente.

            Y eso, como se vea, es un riesgo.

RETALES

  1. SECO.- La Corte amparó a los magistrados del Tribunal de Justicia de Oaxaca, desaparecido por una maniobra de la mayoría morena en el congreso local por una iniciativa del gobernador Salomón Jara Cruz. El fallo de la Corte es para impedir que este ilegal recurso, se replique en los 23 gobiernos de la 4-T y dejar tribunales a modo, como quiere López Obrador de sus vecinos de la Corte;
  2. BARATO.- Como les adelanté, la promoción presidencial de la ventaja que lleva en las elecciones del año que viene, en la mañanera del miércoles, le salió barata: el INE le ordenó bajarla de sus redes. Pero como él dice: el golpe ya estaba dado; y
  3. SISTEMA.- El falsamente llamado Sistema Aeroportuario Metropolitano, anunciado por este gobierno es un cuento. El AIFA no acaba de despegar. En 2022 movió 912 mil pasajeros, el 1.6 por ciento de los 46.2 millones del AICM y el de Toluca tiene uno o dos vuelos diarios.

Nos vemos mañana, pero en privado.