“El único medio de conservar el hombre su libertad es estar siempre dispuesto a morir por ella”:
Edgar Allan Poe

Diana tenía quince años cuando fue secuestrada en el municipio de Naucalpan, Estado de México. En un trayecto de 15 años recorrió Tlaxcala, Tamaulipas, Texas, y Nuevo León donde fue explotada sexualmente.

A los 30 años cuando ya era “vieja para el negocio” quienes la explotaban la soltaron. Diana en “sus buenos tiempos” era obligada a tener sexo hasta con 20 hombres.

Enclaustrada en una casa de citas que, era protegida por las autoridades locales incluso en los Estados Unidos, Diana, se aferraba a sus recuerdos y a la esperanza de regresar con sus padres algún día.

La historia de Diana, es una de las miles de historias de trata sexual que se registran en todo el mundo. Hoy en día, Diana ya está de regreso con sus padres en la Colonia Las Huertas en el municipio de Naucalpan. Trabaja en una tienda de conveniencia donde gana poco, y donde busca día a día reconstruir su pasado para entender su presente y su futuro.

Especialistas de la UNAM señalan que la trata de personas es el tercer negocio ilícito más lucrativo del mundo, solo superado por el tráfico de drogas y de armas. Estiman que el 85 % de las víctimas de explotación son mujeres y niñas como Diana.

Mujeres y niñas constituyen el 98 % de las víctimas de trata sexual en el mundo que, en México se ha complicado por el flujo migratorio.

La Organización de las Naciones Unidas a través de su oficina contra el delito y la droga estima que la trata de personas genera ganancias que van de los 32 mil a los 36 mil millones de dólares anuales.

En el caso de América Latina, la Organización Internacional de Migraciones señala que, alrededor de dos millones de niños, niñas y adolescentes son víctimas de trata en América Latina.

Tan solo en México, la CNDH y UNICEF estiman que más de 16 mil niños, niñas y adolescentes son sometidos a esclavitud sexual, delito que se incrementó de un 22 a un 27% en los últimos seis años.

Tan solo en el 2021, cifras del INEGI revelan que 21.2 millones de personas de 18 años y más fueron víctimas de trata, lo que significa que el 28.4 por ciento de los hogares del país reportó al menos uno de sus integrantes como víctima de ese delito. Así es, 3 de cada diez hogares en México han sufrido y sufren este problema.

Desafortunadamente, en el 93.3 % de los casos no hubo denuncia, o bien, la autoridad no inició una carpeta de investigación.

Por su parte, en el “Diagnóstico sobre la situación de trata de personas en México 2021. Procuración e impartición de justicia”, la CNDH subraya que solo en el 2020, fueron identificadas, 1072 víctimas, lo que significa que, casi nueve mil víctimas siguen por ahí, sometidas, sin protección y explotadas por las bandas del crimen organizado que, en todos los casos, cuentan con protección de autoridades locales, estatales e incluso federales.

La historia de Diana es una de tantas que no saldrán a la luz y que, seguirán inmersas en los mares de la corrupción y la impunidad, esa que seguimos esperando se acabe.

De la libreta

Durante la pandemia, la UNAM no se detuvo. Más de 200 mil estudiantes obtuvieron becas para bachillerato, licenciatura y posgrado.

Al gobernador de Nuevo León, Samuel García, tuvieron que salvarle el pellejo el presidente López Obrador y el secretario de Gobernación, Adán Augusto López. García no quiso o no pudo negociar con los grandes concesionarios del agua en aquella entidad. Lo peor de la crisis hídrica es que, los políticos no están conscientes de que la ausencia del vital líquido puede provocar un caos social.

Parece que va en serio contra Enrique Peña. La Fiscalía General de la República tiene en curso al menos tres investigaciones contra el ex presidente. Una por el caso OHL, y dos más por los delitos de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

Una guerra parece inevitable entre Estados Unidos y China. La pregunta es, cuándo se detonará.
@HectorHerreraAR